Papa Francisco convoca maratón de oración por el fin de la pandemia

El papa Francisco ha convocado una maratón de oración en el mes de mayo para pedir el final de la pandemia desde los santuarios de todo el mundo, según informó hoy la Santa Sede en un comunicado.

La iniciativa, organizada por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización e ideada por expreso deseo del papa, se desarrollará durante todos los días de mayo en todos los santuarios del mundo.

En ellos los fieles rezarán el Rosario para invocar el final de la pandemia de coronavirus. Este maratón de rezos será guiado por los 30 templos más importantes y representativos del planeta y retransmitida cada día en directo por los canales oficiales de la Santa Sede a las 18:00 horas locales, es decir, 11:00 de la mañana en Colombia.

La iniciativa será inaugurada y cerrada, el 1 y el 31 de mayo, por el papa Francisco, que siempre se ha mostrado preocupado por la crisis sanitaria y por sus repercusiones.

En mayo de 2020, prácticamente al final del primer confinamiento en Italia, el pontífice llamó a todas las religiones del mundo a rezar con ese mismo objetivo.

Al poco de estallar la pandemia en Italia, en marzo de 2020, Francisco acudió a una iglesia romana para rezar ante un crucifijo considerado milagroso y procesionado en la «Gran Peste» de 1522.

El papa Francisco pidió a la Cumbre Iberoamericana reunida este miércoles una vacunación extensiva para poner fin a la pandemia de la COVID-19, así como una distribución equitativa de los sueros que tenga en cuenta las necesidades de todos, especialmente de los más vulnerables.

Francisco lanzó este mensaje a través de una carta que leyó la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, durante su intervención en el plenario de la Cumbre, que se celebra de manera semipresencial en el Principado de Andorra.

El pontífice saludó a los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la Cumbre en un contexto particularmente difícil por el impacto de la pandemia que ha exigido enormes sacrificios a cada nación y ha llamado a la comunidad internacional a comprometerse, unida, con espíritu de responsabilidad y de fraternidad, a enfrentar los muchos desafíos actuales y aquellos que vendrán.

Grynspan mencionó un último pedido de Francisco, quien demandó a los políticos valentía de decidir cambiar las cosas y reformar la arquitectura internacional de la deuda.

En la misiva difundida minutos después por el Vaticano, también asegura que «renegociar la carga» de los más necesitados «ayudará a los pueblos a desarrollarse, a tener acceso a las vacunas, a la salud, a la educación y al empleo».

Tras recordar a los millones de víctimas y de enfermos de una emergencia que no ha hecho distinciones y ha golpeado a todos, el impacto en los niños y jóvenes y la ardua labor del personal sanitario, el pontífice quiso «reconocer los esfuerzos en la búsqueda de una vacuna efectiva para la COVID-19 en tan breve tiempo y reiterar que la inmunización extensiva debería ser considerada como un bien común universal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *