Estados Unidos, niños de 12 años o más ya pueden ser vacunados de COVID-19

Un comité asesor del gobierno recomendó aplicar la vacuna de Pfizer a niños de 12 años o más, luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó esta semana que se ampliara su uso a ese grupo etario.

Los niños de 12 años o más ya pueden ser vacunados contra el COVID-19 en Estados Unidos, lo que permitirá a padres y escuelas disminuir sus precauciones contra la pandemia y que el país se acerque a su objetivo de controlar el coronavirus.

Aspectos que deben conocerse:
Las vacunas son las mismas que para los adultos: Sí. Las dosis y periodos de aplicación son iguales; después de la primera inoculación se pone la segunda tres semanas después.

Donde pueden ser inoculados los niños: Las farmacias, sitios estatales y otros lugares que ya están aplicando las vacunas de Pfizer a adolescentes de 16 años o más deberían tener la capacidad para ponerlas a las personas de todas las edades autorizadas, en la mayoría de los casos.

Los distritos escolares también se disponen a organizar clínicas de vacunación a fin de acelerar la campaña. Y como los padres podrían sentirse más cómodos con sus pediatras y médicos de cabecera, las autoridades sanitarias trabajan para que las inoculaciones estén ampliamente disponibles en los consultorios privados.

Necesitan los niños un tutor: El consentimiento de los padres será necesario, aunque el formato para obtenerlo podría variar.

Para la vacunación en las escuelas, por ejemplo, los padres podrían dar su consentimiento firmando una forma, dijo el doctor Nirav Sha, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Maine y presidente de la Asociación de Funcionarios Sanitarios Estatales y Territoriales.

Como se examino la vacuna para lod niños: Pfizer probó la seguridad y eficacia de su inoculación en unas 44.000 personas de 16 años o más en el estudio de la última fase de su vacuna. Posteriormente el estudio incluyó a unos 2.200 niños de entre 12 y 15 años para detectar cualquier posible diferencia en el desempeño de las dosis en ese grupo etario.

Ninguno de los niños que recibió vacunas verdaderas en el estudio desarrolló COVID-19, en comparación con 16 a los que se les aplicaron placebos. Esto confirmó un resultado previo entre adultos de que las dosis son altamente efectivas.

A los niños se les hizo un seguimiento durante dos meses después de que se les aplicara la segunda dosis como parte del estudio.

La doctora Sharon Nachman, jefa de enfermedades infecciosas pediátricas en el Hospital Infantil Stony Brook, dijo que no hay razón para que las inoculaciones fueran menos efectivas o tuvieran problemas de seguridad únicos en los niños en comparación con los adultos.

Efectos secundarios: Los efectos colaterales ordinarios fueron similares a los experimentados por los adultos, e incluyeron fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular y fiebre. Salvo el dolor en el brazo donde se inyectó la vacuna, era más probable que los efectos aparecieran después de la segunda dosis.

El doctor Michael Smith, director médico de la Clínica de Enfermedades Infecciosas del Centro de Salud Infantil de Duke, señaló que la gente más joven tiende a tener sistemas inmunitarios más fuertes que responden mejor a las vacunas. Eso explica por qué los efectos secundarios fueron más comunes entre el grupo de 12 a 15 años que entre los adultos, agregó.

“Se necesita encontrar la dosis que sea suficiente para generar una buena respuesta inmunitaria sin muchos efectos secundarios”, declaró Smith.

Por que debe vacunarse a los niños: Aunque es mucho menos probable que los niños se enfermen gravemente si se infectan, las autoridades sanitarias señalan que el riesgo no se puede descartar completamente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *