Estados Unidos anuncia ayuda humanitaria para Afganistán por 64 millones de dólares

El Gobierno de Estados Unidos anunció que destinará 64 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria para Afganistán, aunque advirtió de que el nuevo régimen talibán está poniendo trabas a las operaciones de asistencia y exigió que permita que éstas continúen de forma segura.

La partida de ayuda humanitaria, anunciada por la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, en la conferencia internacional organizada hoy en solidaridad con Afganistán, se dirigirá principalmente a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Los talibanes están obstruyendo e interfiriendo los envíos de ayuda, prohibiendo la labor de personal femenino e incluso tomando represalias contra personas que entregan o reciben asistencia», advirtió, no obstante, Thomas-Greenfield.

Esos hechos «son inaceptables, desestabilizan Afganistán y la región y no pueden continuar, pues los trabajadores humanitarios son lo mejor de nuestras sociedades y deben poder hacer su vital trabajo de forma segura», añadió.

Tras la «reciente transición» en Afganistán, en palabras la la diplomática, los talibanes deben mantener sus promesas de protección no sólo a los trabajadores humanitarios, sino también a mujeres y niñas.

Con la ayuda anunciada el total destinado por Estados Unidos para la asistencia humanitaria en Afganistán este año asciende a 330 millones de dólares, destacó la embajadora, quien urgió al resto de la comunidad internacional a mostrar igual solidaridad con la difícil situación del pueblo afgano.

La conferencia internacional, organizada por el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, busca recaudar 606 millones de dólares con el fin de financiar operaciones de asistencia en el país y ayudar a 11 millones de personas, casi un tercio de la población nacional.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, el italiano Filippo Grandi, se reunió con el ministro para los Refugiados y la Repatriación afgano, Khalil Rahman Haqqani, en una de las primeras reuniones oficiales del nuevo Gobierno talibán con representantes de la comunidad internacional.

El máximo responsable de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se reunió con Haqqani para abordar «la continuidad de la cooperación y la distribución de asistencia a las personas desplazadas y repatriadas», dijo una fuente del Ministerio de Refugiados y Repatriación, que pidió el anonimato.

De acuerdo con la fuente, el ministro para los Refugiados hizo hincapié en la necesidad de mantener transparencia en la entrega de asistencia humanitaria y coordinación entre su despacho y ACNUR para garantizar la labor y la seguridad de la misión en el país.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *