contador gratuito
No icon

Siete muertos, 200 heridos, más de 600 vuelos cancelados y 300.000 personas con aviso de evacuación

Japón se prepara para la llegada de ‘Jebi’, el tifón más potente en 25 años

Un potente Tifón considerado el más violento en 25 años, ya ha empezado a golpear este martes a Japón.  De nombre Jebi, que significa golondrina en coreano y que cobró la fuerza de un supertifón la semana pasada, se situaba a primera hora de la mañana al sur del país y se prevé que toque tierra esta tarde por el oeste, que puede verse afectado por fuertes lluvias y vientos de hasta 216 kilómetros por hora en las próximas 24 horas. Después, se espera que baje a categoría 2.

Por lo pronto, ya se ha cobrado la vida de siete personas y ha causado 200 heridos, según datos de las autoridades locales recopilados por la agencia nipona Kyodo. En cuanto a daños materiales y económicos, más de 600 vuelos han sido cancelados y se han visto alterados los servicios de trenes locales y líneas de alta velocidad, como la que cubre el trayecto Osaka-Hiroshima, suspendido indefinidamente, mientras otras decidieron operar con menos frecuencia, según recoge la cadena pública NHK.

Además, el aeropuerto internacional de Kansai, en Osaka, la segunda ciudad más grande de Japón y situada en el oeste, se encuentra cerrado por inundaciones debido a una crecida del mar. Numerosos viajeros se han visto atrapados en la terminal. Las autoridades han recomendado a unas 300.000 personas que abandonen sus viviendas y los grandes almacenes de Osaka han decidido cerrar sus puertas. Varias empresas de las zonas que se verán más afectadas han pedido a sus empleados que se queden en casa y las escuelas han hecho lo mismo con sus alumnos. El parque temático Universal Studios Japan, en Osaka, ha cerrado.

 

Las fuertes ráfagas de viento también arrancaron fragmentos de techos y de fachadas de numerosos edificios en ciudades como Kioto u Osaka, y voltearon centenares de automóviles e incluso camiones y autobuses, según mostraron las impactantes imágenes recogidas por los medios nipones o difundidas por los ciudadanos en las redes sociales.

La Guardia Costera nipona también ha informado de varias decenas de barcos a la deriva en la Bahía de Osaka que perdieron su anclaje por la marejada, entre ellos un buque cisterna de combustible que quedó incrustado en el puente del aeropuerto de Kansai, con su tripulación a bordo aunque sin llevar carga en esos momentos. Además, se quedaron temporalmente sin luz 1,61 millones de hogares en la región de Kansai y otros 95.000 en la isla de Shikoku.

La actividad económica ha resultado asimismo afectada, como muestra la suspensión de las operaciones del gigante automovilístico Toyota en 14 plantas del país o el cierre de centros comerciales y lugares turísticos en las ciudades de Osaka, Kioto y Nagoya. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se vio obligado a cancelar un viaje que tenía previsto este martes al sudoeste nipón, la región más castigada por las lluvias torrenciales que dejaron en julio más de 220 fallecidos.

La presión atmosférica detectada en el tifón y las fuertes ráfagas de viento que genera, de hasta 216 kilómetros por hora, han llevado al organismo a calificarlo como el más poderoso que llega al archipiélago esta temporada y el más fuerte en 25 años, si mantiene su fuerza al tocar tierra. Hasta ahora, el más poderoso llegó en 1993 y dejó 48 muertos o desaparecidos.

Japón ha sufrido en lo que va de verano varios tifones  y lluvias torrenciales, como las que dejaron  más de 200 muertos en julio en la mitad sur del país y especialmente en la región occidental, dentro de la trayectoria actual de Jebi. Se espera que el tifón atraviese el mar de Japón la noche del martes y que pierda fuerza progresivamente hasta convertirse en un ciclón extratropical el miércoles, indica la JMA.

HURACÁN, TIFÓN Y CICLÓN, TRES NOMBRES PARA UN MISMO FENÓMENO

Huracanes, ciclones y tifones son términos que nombran el mismo fenómeno: un sistema tormentoso. Sin embargo, el sistema tormentoso recibe un nombre distinto según el lugar donde se produzcan. 

Así, cuando se produce en el Atlántico norte, en el Caribe y en la zona nororiental del Pacífico reciben el nombre de huracanes (de Hurrican, el dios caribeño del mal). En el Pacífico noroccidental son tifones, mientras que en la región suroriental del océano Índico o en el Pacífico suroeste los llaman ciclones tropicales graves. En la zona norte del Índico se denominan tormentas ciclónicas graves, mientras que en la suroccidental son ciclones tropicales.

De manera generalizada pueden llamarse ciclones tropicales. Para ser huracán, tifón o ciclón, los vientos que acompañan a la tormenta deben alcanzar velocidades de al menos 119 kilómetros por hora. A partir de 179 estamos ante un huracán intenso y si un tifón registra vientos de 241 kilómetros por hora, se convierte en un supertifón.

Comment As:

Comment (0)