contador gratuito
No icon

Ciudad alemana afectada por violencia de ultraderecha se prepara para marchas rivales

Partidarios y opositores de la política liberal de inmigración de la canciller Angela Merkel celebran manifestaciones rivales el sábado en la ciudad de Chemnitz, donde el apuñalamiento mortal de un hombre alemán por parte de dos inmigrantes desató protestas violentas de extrema derecha.

Más de 1.200 policías vigilarán las concentraciones en la ciudad oriental, donde las profundas divisiones sobre la decisión de Merkel de recibir a un millón de solicitantes de asilo en 2015 se han salido a relucir desde el asesinato del hombre de 35 años hace seis días.

Los manifestantes de izquierda comenzaron una marcha bajo el lema ‘Corazón en vez de Odio’ a las 1300 GMT en el centro de Chemnitz, que era conocido como Karl-Marx-Stadt bajo el régimen comunista en Alemania Oriental como un homenaje a su pasado industrial.

Decenas de manifestantes de izquierda comenzaron a reunirse cerca de un gran busto del padre del comunismo en el centro de la ciudad, donde hace solo unos días manifestantes de extrema derecha se enfrentaron con la policía.

Dos horas después, los partidarios de los grupos de extrema derecha, incluidos PEGIDA y Alternativa por Alemania(AfD), se reunirán para llorar al hombre que fue apuñalado hasta la muerte.

“¿Quién fue la víctima del apuñalamiento?”, preguntó una mujer de unos 50 años en la manifestación izquierdista, que se negó a dar su nombre. “La extrema derecha está explotando su muerte diciendo: ‘Un alemán ha sido asesinado’. Pero él era antifascista y la gente fuera de la ciudad no lo sabe”.

La policía alemana ha dicho poco sobre el hombre y las circunstancias que rodearon su asesinato.

Cientos de activistas de extrema derecha se enfrentaron con la policía y acosaron a migrantes en las calles de Chemnitz el domingo pasado después de que las autoridades dijeron que un sirio y un iraquí habían sido detenidos como sospechosos del fatal apuñalamiento.

PATROCINADO

Las imágenes de cabezas rapadas alzando el brazo para realizar el saludo a Hitler, persiguiendo a personas de piel oscura y enfrentándose a la policía antidisturbios fueron un doloroso recordatorio para muchos alemanes de que no todos habían aprendido las lecciones del pasado nazi del país.

La filtración de la orden de arresto de uno de los dos sospechosos a PEGIDA, que está bajo la vigilancia de las agencias de seguridad, generó preocupación ante la posibilidad 

de que algunos funcionarios de justicia en el estado de Sajonia, donde se ubica Chemnitz, simpatizaban con la extrema derecha.

“LA GENTE ESTÁ PREOCUPADA”

El ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, cuyo partido, el socialdemócrata SPD ocupa la alcaldía de Chemnitz y ayudó a organizar la primera marcha, dijo en Twitter que los alemanes tenían el deber especial de enfrentarse a cualquier forma de fascismo.

“Cuando la gente va de nuevo por nuestras calles con el saludo a Hitler, nuestra historia nos obliga a defender la democracia”, escribió el sábado.

La llegada de más de 1,6 millones de personas que solicitaron asilo en los últimos cuatro años, principalmente musulmanes de Siria, Irak y Afganistán, ya ha cambiado el panorama social y político de Alemania.

El AfD, que dice que el Islam es incompatible con la constitución alemana, llegó al parlamento nacional por primera vez tras las elecciones del año pasado, alcanzando el tercer lugar después de robar votantes tanto a los conservadores de Merkel como al SPD.

Después del apuñalamiento fatal en Chemnitz, sus líderes dijeron que los disturbios violentos que siguieron fueron comprensibles.

Merkel, quien el viernes concluyó una visita de tres días a África, aún no se ha pronunciado sobre los acontecimientos en la ciudad, cerca de la frontera con la 

República Checa.

“La gente está preocupada”, dijo el adolescente Jona Marschler. “No creo que las cosas se calmen pronto”.

 

Comment As:

Comment (0)