No icon

La multitudinaria marcha contra el gobierno de Daniel Ortega buscaba homenajear a las madres los fal

Así fue el sangriento Día de la Madres por cuenta de la represión en Nicaragua

La “madre de todas las marchas” en Nicaragua empezó como un gesto de apoyo a las 83 mujeres que han perdido a sus hijos durante las protestas antigubernamentales que empezaron el pasado 18 de abril, cuando los nicaragüenses salieron a manifestarse en contra las reformas al sistema de seguridad social impulsadas por el presidente Daniel Ortega. Desde entonces las protestas no han cesado y, solo en la de ayer, la lista de muertos aumentó con al menos 10 nombres mientras la cifra de heridos se incrementó con 53 casos.

La manifestación de ayer tenía un peso especial, pues fue convocada para la fecha en que se celebra el Día de las Madres en Nicaragua, y porque atrajo la participación de campesinos provenientes de todo el país, que dejaron sus protestas locales para sumarse a la protesta en Managua, donde llegaron a bordo de camiones, buses y carros particulares que entraron a Managua en medio de aplausos.

La concurrida manifestación transcurrió sin inconvenientes hasta el momento en que agentes de la Policía Nacional y las fuerzas de choque progubernamentales se enfrentaron con los manifestantes, justo cuando las madres de las víctimas de la reciente oleada de violencia agradecían la participación de miles de nicaragüenses en la jornada de protesta.

Las multitudes marcharon con pancartas que exhibían mensajes como "¡No tenemos miedo!", "Estos muertos en vida porque nos matan a nuestros hijos", o "Que se rinda tu madre, porque nosotras no" se leía en las pancartas de las miles de personas que colapsaron la Carretera a Masaya, una de las más amplias y transitadas de Managua.

Mientras la manifestación era reprimida, las instalaciones del Canal 100% Noticias, que salió del aire durante varios días por transmitir las manifestaciones, fueron atacadas. La misma denuncia llegó por parte de Aníbal Truño, director de radio Darío, conocida por su línea editorial crítica frente al gobierno y cuyas plantas de transmisión fueron quemadas en León, al occidente del país.

Por su parte, el gobierno nicaragüense denuncio un ataque a una caravana en la que un grupo de personas se movilizaba para participar en otra manifestación convocada por el Gobierno. Según el oficialismo el ataque perpetrado por “grupos vandálicos de la derecha golpista” dejó un muerto y 2 heridos.

-“Aquí nos quedamos todos”-

Esa fue la conclusión del acto oficialista con el que, ante un público reducido y fuertemente custodiado, el presidente Daniel Ortega buscó ponerle un contrapeso a la marcha de las que ahora se conocen como “Madres de Abril”.

Ortega no hizo ningún tipo de mención a los llamados que ha recibido, por parte de los empresarios y las Cámaras de Comercio, para que acceda a adelantar las elecciones con miras a superar la crisis política.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua también le dieron la espalda al gobierno y, tras haber trabajado como mediadores en los acercamientos entre manifestantes y gobierno, anunciaron que el denominado Diálogo Nacional quedaba cancelado tras haber experimentado “con profundo dolor los acontecimientos violentos perpetrados la noche de ayer (miércoles 30 de mayo) por grupos armados afines al gobierno contra población civil. Condenamos enérgicamente todos estos hechos violentos”.

Comment As:

Comment (0)