contador gratuito
No icon

El presidente de Estados Unidos insiste en su retórica divisoria en el inicio de un viaje a los esce

Trump visita Dayton y El Paso entre protestas

En un país conmocionado por dos matanzas con armas de fuego, que causaron 31 muertos en menos de 14 horas el pasado fin de semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha visitado este miércoles las ciudades de Dayton (Ohio) y El Paso (Texas), escenarios de los ataques, donde fue recibido con protestas. Poco duró la llamada a la concordia y la unidad de su mensaje televisado a la nación el martes: ya antes de salir, el republicano arremetió en Twitter contra los “demócratas de la izquierda radical” y la prensa progresista, en la misma retórica agresiva que muchos consideran responsable del odio y la división que lastra al país.

“¿Qué queremos? ¡Acción!”, gritaban los manifestantes en Dayton, donde un varón de 24 años, con un historial de manifestaciones violentas, mató a nueve personas, entre ellas a su propia hermana, con un fusil de asalto tipo AR-15. Por la mañana, cuando abandonaba la Casa Blanca para volar a la ciudad, el presidente se ha mostrado abierto a reforzar los controles de antecedentes para la venta de armas, pero ha considerado que no existe “apetito político” para prohibir los rifles de asalto.

“Sus comentarios no han sido muy útiles para el debate de las armas, y su retórica ha sido dolorosa para muchos en nuestra comunidad”, dijo el martes la alcaldesa de Dayton, la demócrata Nan Whaley, que anunció que saludaría al presidente pero trataría de hacerle ver que ha sido de poca ayuda. Whaley había animado a los vecinos de la ciudad, de 140.000 habitantes, a “levantarse y decirle que no están contentos, si no están contentos de que venga”.

Antes de abandonar la Casa Blanca, Trump ha tenido unas palabras para la alcaldesa, de quien dijo que era seguidora de grupos de la izquierda radical. No fue Whaley la única destinataria de las críticas. En una serie de tuits, el presidente arremetió contra The New York Times por su cobertura de las tragedias y aseguró que “los demócratas de la izquierda radical” se han vuelto “totalmente locos”.

En el caso del candidato a las primarias del Partido Demócrata Beto O’Rourke, oriundo de El Paso y catalizador de la furia contra Trump tras el mayor ataque contra la comunidad hispana en la historia reciente de EE UU, que dejó el sábado 22 muertos en la ciudad texana, el presidente ha sido particularmente agresivo. “Beto [nombre falso para indicar origen hispano] O’Rourke, que está avergonzado por mi última visita al gran Estado de Texas, donde le aplasté, y está ahora aún más avergonzado por los sondeos que le dan un 1

Comment As:

Comment (0)