contador gratuito
No icon

Miles de hondureños salieron a las calles para exigir la renuncia del presidente, Juan Orlando Herná

Las acusaciones de un narco que tiene en aprietos al presidente de Honduras

Miles de manifestantes salieron a las calles en Honduras para exigir la renuncia del presidente, Juan Orlando Hernández, por su presunta implicación en una conspiración para usar dinero del narcotráfico para conseguir su elección presidencial.

Durante una marcha, encabezada por políticos de oposición y la Defensa de la Salud y la Educación, que salió de un bulevar que cruza frente a la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en Tegucigalpa, los manifestantes exigieron la salida del poder de Hernández, a quien un narcotraficante lo acusó de haber recibido más de 1,5 millones de dólares en sobornos.

Los partidos de oposición, encabezados por el depuesto expresidente Manuel Zelaya, alegan que Hernández ganó las elecciones de noviembre de 2017 gracias a un fraude respaldado por la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa.

Pero el gobernante hondureño ha reiterado que es falso que esté implicado en una conspiración para usar dinero del narcotráfico y, además, ha asegurado que la denuncia en tal sentido es un "ataque con un afán de venganza" de parte de narcotraficantes hondureños. 

¿Quién acusó al presidente?
Quien puso el nombre del presidente Hernández en la picota pública fue el narcotraficante hondureño, Alexander Ardón, quien se entregó en Guatemala a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) en enero pasado. El capo rindió su testimonio en una corte de Nueva York durante el proceso en su contra, en el que colabora con la fiscalía para intentar una rebaja en la condena.

De acuerdo con el testimonio de Ardón, en 2004 Tony Hernández, hermano del presidente hondureño y preso en Estados Unidos desde noviembre como "narcotraficante a gran escala", comenzó a forjar relaciones con los delincuentes utilizando la influencia de su familia.

¿De qué se le acusa?
El texto del fiscal federal dice que Tony Hernández le dijo a Ardón que podrían formar una asociación para tener protección de parte de Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández "si ganaban las elecciones del 2009". Ese año Lobo buscaba la presidencia y Juan Orlando Hernández un escaño en el congreso.

Tony Hernández añadió en la conversación con Ardón que creía que su hermano seguiría como presidente de Honduras en el periodo 2014-2018 y "continuaría protegiéndolos".

Luego, en la campaña de las elecciones de 2013 Juan Orlando Hernández supuestamente pidió a Ardón que apoyara su campaña "sobornando políticos para que reunieran apoyo para él.

"Ardón posteriormente gastó aproximadamente 1,5 millones de dólares de ganancias de drogas" para la campaña que llevó a Juan Orlando 

Hernández al poder en 2014.

Juan Orlando Hernández "más tarde agradeció" a Ardón por la asistencia y le prometió que "estaría protegido", de acuerdo con el documento judicial.

 

 

Comment As:

Comment (0)