contador gratuito
No icon

Con la frase “se le ordena” el mandatario transmite sus decisiones a los ministros para destituir o

Nayib Bukele, el presidente que gobierna El Salvador a golpe de tuit

El 6 de junio, apenas cinco días después de haber asumido la presidencia de El Salvador, Nayib Bukele lanzó una ráfaga de mensajes en Twitter con los que ordenaba a sus ministros destituir a funcionarios públicos nombrados durante la Administración del ahora expresidente Salvador Sánchez Cerén, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido al que antes pertenecía el presidente. Cada trino comenzaba con un “se le ordena” que causó un terremoto institucional que hasta la fecha ha dejado al menos 27 funcionarios desempleados, incluyendo a tres hijos de Sánchez Cerén y varios de sus nietos.


La barrida desató una ola de felicitaciones en Twitter, red social en la que Bukele cuenta con 749.000 seguidores y se mueve con soltura. “Oficialmente soy el presidente más cool del mundo”, respondió el mandatario ante las loas por sus decisiones.

Sus ministros acatan las órdenes sin chistar. “Su orden será cumplida de inmediato Presidente”, respondió también en Twitter Alexandra Hill Tinoco, ministra de Exteriores, tras la orden de Bukele de que removiera de su cargo en la Dirección General de Desarrollo Social a Dolores Sánchez, hija del exmandatario. Bukele retuiteó la respuesta de su ministra y la acción recibió más de 5.000 “me gusta” en la red social.

El pasado 4 de junio, María Chichilco, ministra de Desarrollo Local del nuevo Gobierno, se quejaba también en Twitter de que 18 niños habían fallecido porque dos villas rurales del país no contaban con un puente que las comunicara con un hospital cercano. “Tengo tristeza y rabia”, se quejaba Chichilco directamente a Bukele. “Ministra @MariaChichilco, su solicitud fue atendida por el equipo multidisciplinario del Gobierno. El puente se empezará a construir dentro de 72 horas”, respondió el mandatario en un tuit que superó los 16.000 “me gusta” y registró 2.400 retuits.

Esta forma de gobernar ha generado un terremoto político en El Salvador, un país de 21.000 kilómetros cuadrados y siete millones de habitantes, que durante 30 años estuvo gobernado por la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y la antigua guerrilla del FMLN. Ambas agrupaciones —que durante la guerra civil de los ochenta estaban enfrentadas a muerte— vieron cómo en febrero un joven empresario de la mercadotecnia les arrebataba el poder tras ganar con el 53

Comment As:

Comment (0)