contador gratuito
No icon

Algunas compañías llevan a cabo actualizaciones de software con las que impiden el uso de otros cart

La batalla de los fabricantes de impresoras por acabar con los cartuchos ‘ajenos’

El gran negocio de los fabricantes de impresoras de consumo se encuentra, como en muchos otros mercados, en la venta de repuestos, y en este caso en concreto, de consumibles. En muchas ocasiones nos sorprende descubrir que el coste de una impresora apenas es un poco superior al de un par de cartuchos de tinta vendidos por el mismo fabricante, y no es si no una estrategia de negocio mediante la cual, las marcas ofrecen un hardware a precio muy competitivo para rentabilizar el producto a lo largo de su vida útil. En este planteamiento, la llegada de terceros fabricantes con agresivos precios en consumibles rompe por completo los planes, y algunas marcas han declarado la guerra jugando en terreno propio: anulan los cartuchos que no sean de la marca mediante actualizaciones de software.


La Electric Frontier Foundation (EFF), la conocida organización sin ánimo de lucro que defiende los derechos de los consumidores de productos de tecnología en Estados Unidos, ha remitido una carta al fiscal general de Texas alertando de que Epson habría distribuido actualizaciones de software en sus impresoras que inutilizarían los cartuchos de terceros instalados en ellas. En este comunicado no solo se alerta de la vulneración de los derechos de los consumidores por el hecho en sí, sino también por no haber una comunicación clara de lo que sucedería en la impresora tras la actualización.

El de Epson no es un caso aislado, y HP se vio envuelta en una polémica similar entre 2016 y 2017 cuando otra actualización dejó en dique seco a las impresoras de la casa con cartuchos que no fueran originales. En aquel caso, el fabricante se vio obligado a pedir disculpas públicamente por no haber informado en detalle sobre “los procedimientos de autenticación” tras la actualización, e incluso sacó un nuevo parche para eliminar dicho bloqueo. Un año más tarde HP sacó una nueva actualización de seguridad bajo el pretexto de “mejorar la experiencia de usuario” y desmintiendo que la actualización se centrara en el bloqueo de cartuchos externos.

¿Puede un fabricante obligar a un consumidor a utilizar sus consumibles? Desde FACUA desmienten rotundamente este extremo: "Se vulneraría la legislación de defensa de los consumidores como la de defensa de la competencia”, portavoz de la organización de consumidores. “Es como si un fabricante automóviles exige que solo se puedan usar neumáticos de su casa; no tiene ningún sentido que se haga salvo que sea de forma maliciosa”, explica. “Es una trampa”.

Entretanto, ha comenzado una carrera entre usuarios y fabricantes, los primeros para intentar superar las barreras y utilizar cartuchos de terceros incluso trampeando la impresora, y los segundos mediante sucesivas ‘actualizaciones de seguridad’ que siguen inutilizando los consumibles genéricos.

Comment As:

Comment (0)