contador gratuito
No icon

Los usuarios con menos de 18 años eluden los controles de edad de ‘apps’ para buscar pareja

La Guardia Civil investiga delitos contra menores que usan aplicaciones de citas como Tinder o Grindr

Julen, de 22 años, se descargó las aplicaciones de citas Grindr y Bender cuando tenía 15. En un año mantuvo relaciones sexuales con unos 20 o 30 chicos mayores que él a través de estas aplicaciones de citas. “Me gustaban de hasta 25 o 27 si tenían buen cuerpo. Cuando me preguntaban si era menor, generalmente mentía”, afirma. Y no es el único. Este periódico se ha puesto en contacto con varios jóvenes que han eludido fácilmente los controles de edad de aplicaciones de citas para mayores de 18 años como Tinder o Grindr.

La Guardia Civil está investigando en España varios casos de delitos contra menores que usan estas apps. Por ejemplo, a través de Instagram detectó un posible caso de abusos sexuales de un hombre, también usuario de Grindr, en contacto con menores. “También un menor ha sido denunciado por alguien de su centro escolar por ofrecer servicios en Grindr a cambio de dinero”, explica el responsable del Equipo Mujer-Menor (EMUME) de la Guardia Civil, Daniel Moreno Gómez, que no ha concretado el número exacto de investigaciones abiertas. En cambio, la Policía Nacional afirma no haberse enfrentado a ningún caso de este tipo.

En España, la reforma del Código Penal de 2015 elevó la edad de consentimiento sexual de los 13 a los 16 años. Si un adulto tiene relaciones sexuales con un menor que aún no haya cumplido los 16, aunque estas sean consentidas, el adulto podrá ser condenado por “abusos” a una pena de entre dos y seis años de cárcel (hasta 12 años si hay penetración vaginal, anal o bucal).

“Es flipante la de chavales menores que hay hoy en día en Grindr. Muchos al principio te dicen que tienen 18 o 19 años y antes de quedar te cuentan que tienen 15. Mienten porque quieren quedar con tíos mayores y si de primeras dicen su edad de verdad nadie queda con ellos”, cuenta Alejandro, un joven de 23 años que lleva más de seis usando Grindr. Para él, “lo único peligroso de que haya menores en estas apps es que la gente más mayor se aproveche de ellos”: “Con 15 o 16 años tienes una inocencia que con 23 ya no tienes. A mí me han llegado a hablar personas de hasta 70 años que buscan gente joven”.

Comment As:

Comment (0)