contador gratuito
No icon

Los responsables del sistema de posicionamiento evitan explicar las causas del fallo y los plazos pa

El GPS europeo ‘Galileo’ lleva varios días fuera de Servicio

Galileo, el sistema de navegación por satélite europeo alternativo a GPS, registró el jueves 11 de julio un fallo que lo ha dejado inoperativo desde ese día, cuando la Agencia Europea de Navegación y Satélites (GNSS) publicó un mensaje en el que aseguraba que el servicio iba a verse afectado “hasta próximo aviso”, pero que volvería a estar operativo "lo antes posible". Parecía una simple tarea de mantenimiento o un problema menor hasta que el día 13, la misma entidad alertó de la caída del servicio sin desvelar la causa ni el tiempo que tardaría en solucionarse. Solo ha informado de que tienen un problema técnico en su infraestructura terrestre, cuya causa ya ha sido identificada.

La Agencia Espacial Europea (AES), que no ha querido comentar nada al respecto, e incluso la portavoz de la Comisión Europea responsable del Mercado Único Europeo, para Investigación, Lucía Caudet, quien se remite a un comunicado de la GNSS sin contestar a ninguna pregunta. La única explicación la ha dado un experto en satélites que prefiere no ser identificado: "El problema principal es que la posición que da el sistema no es fiable y por lo tanto el resultado está fuera de los márgenes de error: en otras palabras es inútil".

Desde hace tres años, el sistema de posicionamiento global ha mejorado en la Unión Europea gracias al despliegue de Galileo. La red cuenta con 26 satélites desde julio de 2018 y cualquier móvil o dispositivo de navegación del mercado puede utilizarlos para ubicar a los usuarios en los países de la UE con precisión de un metro. “La caída no tiene grandes implicaciones para los usuarios porque siguen operativos otros satélites”, afirma Antoni Pérez, profesor de informática, multimedia y telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Sin embargo, otros expertos aseguran que las ubicaciones podrían perder precisión.

Tras la caída de Galileo, las conexiones se llevan a cabo con la que suele ser la alternativa más común: el sistema americano Global Positioning System, más conocido como GPS (32 satélites en seis órbitas). Aunque dependiendo del chip sat-nav que cada uno haya instalado en el teléfono u otro dispositivo, también puede conectarse al sistema ruso Glonass (24 satélites en 3 órbitas) o el chino Beidou, que cuenta con tres satélites desde 2000.

De los 26 satélites de Galileo, 24 no están operativos por la caída del servicio según la página web de la Agencia Europea de Navegación y Satélites (GNSS). En Internet figura una explicación en cada uno de los satélites que indica: “not usable” y “not available”, y los otros dos llevan varios años sin estar disponibles: “testing”, se lee. Esto significa que tampoco están operativos.

 Los expertos coinciden en que no es raro que se produzcan fallos en los servidores, que haya fallos eléctricos o ataques de denegación de servicio (DDoS). Sin embargo, no es habitual que una avería ocasione que una red de satélites entera deje de funcionar.

Comment As:

Comment (0)