contador gratuito
No icon

El club, en el último clásico, intervino 2.823 carnets falsificados y trasladará la información a la

El Barça destapa una red organizada de fraude y reventa

No es raro ver a reventas en los aledaños del Camp Nou que sisean a cualquiera que pasea por ahí en los días de partido que les sobran entradas a unos precios muy competitivos. Una práctica extendida por años que el Barcelona se ha propuesto erradicar de una vez por todas. Así lo explicó el portavoz de la entidad Josep Vives. “Se ha realizado la acción más importante, más grande y más contundente contra el fraude y la reventa. Habrá un antes y un después de la acción”, señaló con orgullo.

<iframe frameborder="0" height="1" id="google_ads_iframe_/7811748/elpais_web/deportes/intext_0" name="google_ads_iframe_/7811748/elpais_web/deportes/intext_0" scrolling="no" title="3rd party ad content" width="1"></iframe>

Resulta que el club implementó, en el último clásico celebrado en el estadio, un operativo especial en el que participaron 120 personas, que requisaron las documentación falsificada en la puerta del estadio. “Se intervinieron miles de títulos falsificados que implicaban a 2.823 socios titulares del abono al estadio”, señaló Vives; “y el coste económico del fraude supuso alrededor de 1,5 millones de euros. Es una pérdida de ingresos a causa de esta conducta fraudulenta”. La noticia, sin embargo, es que estas entradas falsificadas en base a un abono “no es artesanal, sino de gente que está organizada para hacer esto”. O, lo que es lo mismo, una red organizada de reventa. Ocurre, en cualquier caso, que por el momento no están identificados los cabecillas de esta trama. “No especularemos con una situación tan delicada. Se ha abierto el proceso de investigación”, remarcó Vives; “pero que quede claro que llegaremos hasta el fondo y que trasladaremos la información a las autoridades judiciales”.

Recordó el portavoz azulgrana las dos infracciones que se cometieron con la falsificación de los carnets. “La manipulación y falsificación de un documento oficial del club y poner el abono a la reventa con la intermediación de redes organizadas”. Un fraude que puede repercutir en dos sanciones: desde la suspensión temporal de la condición de socio con un máximo de dos años hasta la pérdida permanente de la condición de socio. Por el momento, el club ha resuelto que, una vez identificados los 2823 socios, se les practicará la suspensión cautelar con efecto inmediato y se abrirán expedientes a los socios y el inicio de un procedimiento disciplinario. “Si la comisión de disciplina considera que hay fraude, irán a pasar a la lista de espera (de 8.500 a 10.000 personas quieren ser socios y hacer un buen huso del carnet de abonado)”, reveló Vives.

Al tiempo, también se incautaron otros 72 carnets por irregularidades que deben examinar.

Comment As:

Comment (0)