contador gratuito
No icon

La precariedad del entrenador vasco marca el partido del Camp Nou, un estadio donde el Madrid solo h

El clásico de Lopetegui

A falta de figuras como Messi y Cristiano, cuando se disputa la 10ª jornada de LaLiga, la mirada del clásico se posa sobre el banquillo del Madrid. Anónimo como portero azulgrana que fue desde 1994-1997, protagonista de un error de bulto en su presentación ante el Zaragoza, Julen Lopetegui no tiene escapatoria como entrenador blanco en su regreso al Camp Nou. La situación del técnico es tan precaria que ni siquiera la victoria le asegura la continuidad en el Bernabéu. Necesita vencer y convencer ante el Barça.


Los jugadores afirman estar de parte del entrenador y el Madrid ya lleva tres temporadas sin perder en el Camp Nou. Más a su favor: el Barça solo ha ganado tres de los últimos 10 encuentros disputados en su casa con el Madrid. A efectos blancos, no hay mejor estadio ni partido para intentar revertir la peor de las situaciones que el del Barça. La carrera exitosa de Zidane como entrenador empezó precisamente con una victoria en el Camp Nou por 1-2 después de acabar con el récord de 39 partidos invicto del equipo de Luis Enrique. Y Capello encontró en Barcelona el punto de inflexión para remontar como entrenador blanco en 2006-2007.

Ocurre también que Schuster fue destituido antes de un clásico y Benítez fue víctima de un 0-4 del Barça en el Bernabéu. Los Barcelona-Madrid son distintos también por sus secuelas y el efecto psicológico como bien sabe Lopetegui. “Espero seguir respirando, no creo que me vaya a morir”, afirmó el técnico del Madrid. Necesita que su equipo recupere la efectividad en las áreas o se hará efectiva su destitución en Madrid.

Valverde no se fía ni después de ganar al Inter. El Barça ha recuperado estabilidad con Arthur y equilibrio con un volante con alma de delantero como Rafinha. Aunque no se aguardan cambios, a Valverde se le ve contento por poder jugar con la alineación, ejercer de entrenador y reforzar el sentido de equipo ante la ausencia de Messi. Los mejores partidos, sin embargo, se han dado en la Champions, la obsesión de la temporada, y no en LaLiga, torneo que ha dominado con mano de hierro en la última década con siete títulos por dos del Madrid.

La coyuntura, en cualquier caso, es muy apetitosa para el Barça porque le saca cuatro puntos al equipo de Lopetegui y ha recuperado la mejor versión de jugadores como Luis Suárez —totaliza seis tantos en 10 clásicos— mientras aguarda que Coutinho dé un paso al frente y despabile Dembélé. Valverde no quiere perder a un jugador talentoso como el francés, especialmente señalado por su mala actuación ante el Sevilla.


La expectación es máxima a pesar de que la lluvia y el frío juegan en contra del factor campo así como el precio de las entradas: de 179 a 499 euros. Las medidas antifraude afectarán a la reventa mientras se anuncia la presencia de 77 medios internacionales y 500 aficionados del Madrid. La expedición blanca ya viajó a Barcelona con Vinicius. La duda está en el lateral derecho por la lesión de Carvajal. Quiere Lopetegui que su equipo esté junto y se sienta responsabilizado ante el desafío que le aguarda ante el Barça. El técnico se juega su futuro en un estadio del que no guarda buen recuerdo precisamente como portero: el Camp Nou.

Comment As:

Comment (0)