No icon

España se ofrece a acoger un barco con 629 inmigrantes tras rechazarlo Italia y Malta

España ofreció el lunes acoger un barco humanitario con más de 600 inmigrantes a bordo después de que otros dos países de la UE, Italia y Malta, rehusaran hacerlo.

“Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer ‘un puerto seguro’ a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional”, dijo la presidencia del Gobierno en un comunicado, señalando que el nuevo presidente Pedro Sánchez había dado instrucciones para recibir el barco en Valencia.

La ONG europea SOS Méditerranée dijo en Twitter el domingo que su barco de rescate Aquarius llevaba a bordo 629 inmigrantes, entre los que se encontraban 123 menores no acompañados, otros 11 niños y siete mujeres embarazadas.

El Aquarius rescató este fin de semana en las costas de Libia a los inmigrantes, que iban a bordo de botes hinchables y pateras, y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) dijo este lunes que el barco se estaba quedando sin provisiones.

El barco llevaba rumbo a Italia, pero el nuevo ministro de Interior del país, Matteo Salvini, quien también es líder del partido ultraderechista La Liga Norte, prohibió su atraque y pidió a Malta que acogiera el navío. La pequeña isla del Mediterráneo, con una población inferior al medio millón de habitantes, ignoró la petición argumentando que ya acogía más inmigrantes per cápita que el país transalpino, que desde 2014 ha acogido más de 600.000 inmigrantes llegados a sus costas.

“Salvar vidas en el mar es un deber, pero transformar Italia en un enorme campo de refugiados no lo es”, dijo en Facebook el lunes. “Italia ya no va a inclinar la cabeza y obedecer. Ya es hora de que alguien diga que no”.

Tras el ofrecimiento de España de acoger el barco, Salvini dijo que el tema se había resuelto gracias al “buen corazón” de España, pero añadió que la UE no puede depender de gestos extraordinarios como este para abordar la inmigración a Italia.

Durante una visita a localidades afectadas por terremotos en el centro del país, el primer ministro italiano Giuseppe Conte dio las gracias a España.

“Es un importante punto de inflexión. A partir de hoy, Italia ya no está sola”, dijo Conte en Facebook. “Ahora es la hora de unas normas de asilo en la UE ‘más justas’”.

PRESIÓN

La decisión de España presionará más a sus socios comunitarios en una cumbre el 28 y 29 de junio en un momento en que Italia quiere cambios en la ley sobre asilo del bloque para que todos los países asuman la carga de las llegadas masivas de inmigrantes.

“Este es el gran momento para Salvini ... Confiará en que o bien otro país de la UE los acoja o dejarles poner los pies en Italia a cambio de concesiones para la causa de Italia en la UE”, dijo un alto cargo comunitario que lleva temas de inmigración antes del ofrecimiento de España.

SOS Méditerranée dijo que estaba esperando instrucciones para el desembarco de los inmigrantes de la guardia costera italiana, que coordinó los rescates.

El Aquarius se encuentra a casi tres días de viaje de Valencia, mientras que las costas de Italia y Malta están a unas pocas horas.

El primer ministro maltés Joseph Muscat también agradeció el gesto de España, aunque dijo que los inmigrantes eran una cuestión de escala comunitaria.

“Le agradezco al presidente Sánchez acoger al Aquarius después de que Italia infringiese la normativa internacional y causase un punto muerto”, dijo en Twitter.

“Malta enviará provisiones al barco. Nos reuniremos para evitar que esto suceda otra vez. Esto es un asunto europeo”, añadió.

Conte dijo que debatiría la situación con Salvini y otros ministros italianos el lunes por la tarde.

La normativa de la UE exige que los solicitantes de asilo se registren en el primer país seguro al que lleguen, pero países en la primera línea de las llegadas como Italia y Malta quieren que el resto de países del bloque compartan la carga.

Información de Tomás Cobos y Isla Binnie en Madrid y Steve Scherer en Roma; información adicional de Stephanie Nebehay en Ginebra, Robert-Jan Bartunek y Alastair Macdonald en Bruselas, y Crispian Balmer en Roma, editado por Andrés González, Jose Elías Rodríguez

Comment As:

Comment (0)