contador gratuito
No icon

 El secretario de Estado para el Brexit de la primera ministra británica, Theresa May, y otros minis

May sufre un duro golpe con la dimisión de varios ministros

Poco más de 12 horas después de que May anunciara que su equipo de ministros principales había aceptado los términos del borrador del acuerdo, el ministro para el Brexit, Dominic Raab, y la ministra de Trabajo y Pensiones, Esther McVey, renunciaron, diciendo que no podían apoyar el pacto.

Su salida, y las renuncias de dos ministros de rango menor, dejan en situación precaria al dividido Gobierno de May. Raab es el segundo secretario de Brexit en renunciar a los planes de May para abandonar la Unión Europea, un divorcio que supondrá el mayor cambio en la política británica en más de 40 años.

Tras esta decisión, algunos sugirieron que Raab podría posicionarse como candidato a suceder a May.

“Más que nada, no puedo conciliar los términos del acuerdo propuesto con las promesas que hicimos al país en nuestro manifiesto en las últimas elecciones”, dijo Raab.

“Se trata, en el fondo, de una cuestión de confianza pública”, dijo el secretario de Estado, cuyo cargo equivale al de ministro en otros países. “No puedo apoyar el acuerdo propuesto”.

A menos de cinco meses para que el Reino Unido abandone la UE el 29 de marzo, las renuncias ponen en duda la estrategia de May para el Brexit.

Los líderes de la UE están listos para reunirse el 25 de noviembre con el fin de firmar el Acuerdo de Retirada, pero en Londres la situación del Ejecutivo es dramática y algunos diputados expresan sus dudas sobre la supervivencia del Gobierno.

Un diputado euroescéptico del Partido Conservador de May dijo que más colegas estaban enviando cartas, o cada vez tenían más deseos de enviarlas, para poner en marcha un voto de censura sobre su liderazgo.

Se puede presentar una moción si 48 conservadores envían estas notificaciones. May podría ser derrocada si 158 de sus parlamentarios votan en su contra.

El Partido Laborista británico, principal grupo de la oposición, dijo que el Gobierno se estaba “desmoronando”.

“Theresa May no tiene autoridad y es claramente incapaz de entregar un acuerdo para el Brexit que cuente ni siquiera con el apoyo de su gabinete, por no hablar del Parlamento y la gente de nuestro país”, dijo Jon Trickett, miembro del equipo principal del líder laborista Jeremy Corbyn.

UNIÓN ADUANERA

Raab, de 44 años, fue designado para desempeñar el cargo de secretario del Brexit en julio de este año tras la renuncia de su predecesor David Davis, quien también renunció en protesta por la estrategia de May para el Brexit.

Entre las principales críticas de Raab al acuerdo de May, el ya exministro considera que la búsqueda de una unión aduanera con la UE sería el “punto de partida” para las conversaciones sobre la futura relación con el bloque, “perjudicando gravemente” a Reino Unido en esa negociación.

Dijo que el plan de May amenazaba la integridad de Reino Unido y que no podía apoyar un acuerdo de salvaguarda indefinido —para evitar un regreso a una frontera dura en la isla de Irlanda— en el que la UE tenga un veto sobre la capacidad de Reino Unido para abandonarlo.

El acuerdo de salvaguarda entrará en vigor si un futuro acuerdo comercial no impide el regreso de una frontera dura entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda, miembro de la UE. Este tema ha sido el principal escollo no solo para un acuerdo con el bloque, sino para cualquier acuerdo entre los principales ministros de May.

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, del que depende May para su mayoría parlamentaria, ya había amenazado con retirar su apoyo al Gobierno si la salvaguarda significaba que el territorio de Irlanda del Norte era tratado de manera diferente al resto de Reino Unido.

“Ninguna nación democrática se ha obligado a regirse por un régimen tan extenso, impuesto externamente sin ningún control democrático sobre las leyes que deben aplicarse, y sin la capacidad de decidir abandonar el acuerdo”, dijo Raab en su carta de renuncia.

“Ese acuerdo también se toma ahora como punto de partida para negociar la futura asociación económica. Si aceptamos eso, perjudicará gravemente al Reino Unido en la segunda fase de las negociaciones”.

Los euroescépticos en el partido de May temían que la primera ministra llevara a Reino Unido hacia una unión aduanera con la UE, algo que, según ellos, significaría que el Brexit sería solo nominal.

Nigel Dodds, el líder adjunto del Partido Democrático Unionista, aplaudió las salidas de los ministros y los elogió por defender “la Unión”.

Comment As:

Comment (0)