contador gratuito
No icon

Los comicios autonómicos estaban previstos para el próximo marzo

Susana Díaz convoca las elecciones en Andalucía para el 2 de diciembre

Después de decenas de negativas, al final dio el sí. La presidenta andaluza, Susana Díaz, anunciará este lunes la convocatoria de las elecciones autonómicas el próximo 2 de diciembre mediante un decreto que disuelve el Parlamento. Díaz preside esta tarde a las 18.00 una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno de deliberación formal previo a la convocatoria y tiene prevista una comparecencia pública cuando termine. La reunión semanal de la presidenta y sus consejeros suele ser los martes, pero este lunes se ha precipitado un Consejo de Gobierno extraordinario para que, tras 54 días desde este martes, según establece la normativa, los andaluces vayan a las urnas. Las elecciones estaban previstas para marzo de 2019 después de una legislatura gobernando en minoría gracias a un acuerdo de investidura con Ciudadanos, un socio cómodo que le ha permitido dirigir la comunidad sin grandes sobresaltos.

Los comicios andaluces abrirán el nuevo ciclo electoral tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa por la moción de censura de junio, y será el laboratorio en el que se fijará el presidente del Gobierno, pendiente de la aprobación de sus Presupuestos, para adelantar o no las elecciones generales.

Desde la pasada primavera, Díaz ha rechazado la posibilidad del adelanto electoral cada vez que era preguntada, con el argumento de que Andalucía gozaba de estabilidad. Y el primer día de septiembre tras el parón de agosto, Ciudadanos servía en bandeja al PSOE la excusa perfecta para el adelanto: daba por roto el acuerdo de investidura y no apoyaría los Presupuestos de 2019 porque los socialistas incumplían medidas como el aforamiento de los diputados, incluidas en el pacto firmado en 2015.

Díaz ha dudado durante meses si el adelanto le beneficiaría, y al final han pesado las razones para el sí, como el viento de cola que propicia el Gobierno de Sánchez según las encuestas y el deseo de que las urnas en Andalucía no coincidieran con ninguna otra consulta. Tras su fracaso contra Pedro Sánchez en el asalto a la secretaría general del PSOE hace un año y medio, Díaz se replegó en su fortín y ahora afronta las urnas con el PP debilitado, Ciudadanos crecido por las encuestas y Podemos e Izquierda Unida juntos en una confluencia que busca arañarle escaños a los socialistas por el flanco progresista. El PSOE gobierna Andalucía, la comunidad más poblada con 8,3 millones de habitantes, de manera ininterrumpida hace 37 años.

Esther Peña, portavoz del Comité de Acción Electoral del PSOE, ha trasladado el respaldo del partido a la convocatoria de diciembre. "Susana Díaz tiene toda la potestad para hacer todo lo que considere oportuno. El partido, sus órganos y el presidente del Gobierno le darán todo el respaldo que necesite para revalidar y mejorar el resultado en las próximas elecciones”, ha afirmado. “El socialismo andaluz y su presidenta saben que tienen todo el respaldo del partido y del presidente del Gobierno. Va a ser una campaña socialista de arriba abajo con todos los territorios y el presidente a la cabeza a su total disposición”, ha reiterado, informa José Marcos.

Al igual que ocurrió en 2015, Andalucía será este otoño el banco de pruebas del intenso ciclo electoral que se avecina en 2019, con la celebración de elecciones municipales, autonómicas y europeas. La reciente elección de Pablo Casado al frente de los populares representa su primera prueba de fuego y Albert Rivera desea medirse cuanto antes al PP para demostrar su empuje en una comunidad cuyo electorado ha estado tradicionalmente escorada a la izquierda. Mientras, Teresa Rodríguez, enfrentada a la cúpula nacional de Podemos, lidera la confluencia que junto a Izquierda Unida espera multiplicar el resultado de 20 escaños que les propició las 863.938 papeletas logradas en 2015. Si la mayoría absoluta está en 55 diputados del total de 109, hace tres años y medio el PSOE obtuvo 47, el PP 33 y Ciudadanos nueve.

La última encuesta sólida situaba el pasado febrero al PSOE andaluz como el partido más votado con un 34% —bajaba un punto—, y elevaba a Ciudadanos como segunda fuerza por delante del PP. La formación de Albert Rivera obtendría un 19,8% con los populares justo detrás con un 18,3%. Sin embargo, los resultados de estas 1.200 entrevistas realizadas por el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) pueden saltar por los aires, ya que en solo un año el escenario volátil nacional -con la moción de censura a Mariano Rajoy- influirá en el votante andaluz de manera decisiva.

Todos los partidos han preparado el camino para este adelanto electoral que para muchos estaba cantado y han precipitado la elección de sus candidatos con unas elecciones primarias. Susana Díaz se enfrentará a Juan Manuel Moreno -que apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias de su partido-, Juan Marín, ratificado por Rivera sin posibilidad de que se alzara un rival y Teresa Rodríguez —enfrentada a Pablo Iglesias pero con el apoyo de sus bases— y del líder de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, que le cedió encabezar la confluencia.

Comment As:

Comment (0)