contador gratuito
No icon

La CSU bávara se reúne el domingo para decidir si retiran el órdago al Ejecutivo de Berlín

Merkel logra el compromiso de 14 países para acelerar la devolución de refugiados

A medida que pasan las horas y trasciende el balance de las negociaciones migratorias bilaterales, el miedo al derrumbe del Ejecutivo de Berlín pierde intensidad. La canciller alemana, Angela Merkel, ha informado a sus socios de coalición del Gobierno que hasta 14 países de la UE se han comprometido a acelerar la devolución de demandantes de asilo que lleguen a Alemania pero estuvieran registrados en otros países europeos, según informó la agencia alemana de noticias. La Unión Social Cristiana (CSU), el partido conservador bávaro hermanado y ahora enemistado con el de Merkel, ha impuesto un ultimátum a la canciller que expira este domingo para que alcanzara compromisos con los socios europeos que le permitan enviar de vuelta a refugiados a otros países de la Unión.

<iframe frameborder="0" height="1" id="google_ads_iframe_/7811748/elpais_web/internacional/intext_0" name="google_ads_iframe_/7811748/elpais_web/internacional/intext_0" scrolling="no" title="3rd party ad content" width="1"></iframe>

El Süddeutsche Zeitung, que también ha tenido acceso a la carta, indica que Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Luxemburgo, Holanda, Portugal, Polonia, Suecia, República Checa, Hungría, Estonia, Letonia y Lituania formarían parte de la lista, que incluye a países que se han opuesto tajantemente a la política de puertas abiertas. No figurarían sin embargo Austria ni Italia.

Alemania ha recibido cerca de un millón de refugiados desde 2015 y aunque las solicitudes de asilo han caído en picado —222.683 en 2017 frente a 745.545 del año anterior— la migración ha vuelto a la primera línea del debate político empujada por el calendario electoral alemán. Baviera, el próspero Estado del sur de Alemania celebrará sus elecciones regionales el próximo 14 de octubre. En ellas, la CSU se juega su mayoría absoluta debido al empuje de la extrema derecha y su discurso antiinmigración.

En este contexto, Horst Seehofer, líder de la CSU y ministro del Interior, Construcción y Patria, ha amenazado con expulsar en la frontera a los migrantes que hubieran solicitado asilo en otro país de la UE si en dos semanas la canciller no daba con una fórmula para mantener fuera del país la llamada “migración secundaria”, los refugiados que circulan dentro de la UE. En estos quince días, Merkel ha negociado contra reloj en la UE una solución para lograr aplacar a su ministro del Interior y evitar que se embarque en una decisión unilateral que abocaría a la ruptura del Gobierno alemán.

Berlín anunció el viernes que había alcanzado sendos pactos con España y con Grecia para acelerar la devolución de demandantes de asilo, tal como contempla el artículo 36 del reglamento de Dublín. El sábado ha trascendido que los compromisos son de mucho mayor alcance. La agencia de noticias alemana DPA cita una carta de cocho páginas que Merkel ha enviado a los miembros de la coalición de Gobierno (los socialdemócratas, además del bloque conservador CDU/CSU) en la que informa del “compromisos a nivel político” de hasta 14 países para acelerar las devoluciones.

Los datos oficiales publicados en respuesta a una pregunta parlamentaria indican que Alemania solicitó el año pasado 64.267 devoluciones de demandantes de asilo registrados en otros países de la UE. De esas solicitudes, el 35% fueron dirigidas a Italia. Apenas un 15

Comment As:

Comment (0)