No icon

El expresidente considera indispensable acabar con la división para enfrentar los problemas de Españ

Aznar se ofrece a liderar la reunificación del centro derecha, dividido entre el PP y Ciudadanos

José María Aznar se ha ofrecido este martes a ayudar a reconstruir el espacio del centro derecha, dividido ahora entre el PP y Ciudadanos, sin volver a la política activa. El expresidente del Gobierno ha alertado sobre la crisis del sistema de partidos, la amenaza del independentismo en Cataluña y la falta de lideres que a su juicio hay ahora mismo en España. Y ha resaltado, por encima de todo, que el enfrentamiento entre el PP y Ciudadanos ha roto lo que considera uno de sus grandes logros: haber unificado todo lo que había "a la derecha de la izquierda" en un única marca electoral.

"El centro derecha español ha sido desarticulado", ha dicho el antiguo líder del PP. "Lo que estaba unido ahora está separado y me parece que desgraciadamente enfrentado", ha seguido, sin mencionar en ningún momento al PP y a Ciudadanos. "La superación de esta situación es fundamental. La reconstrucción de un centro derecha nacional es indispensable para ver con confianza el futuro de España. Si se estuviese dispuesto a ello, desde mi posición actual, y desde ninguna otra, contribuiría con mucho gusto para que los españoles puedan tener esa mayor garantía de estabilidad y de seguridad en el futuro", ha subrayado. Y ha matizado: "Mi compromiso es con mi país, con España y con los españoles. No tengo ningún compromiso partidario, ni me considero militante de nada ni me siento representado por nadie".

Aznar también ha apuntado a la necesidad de reconstruir el PSOE aprovechando su llegada al Gobierno. "Si yo estuviese en su lugar y si piensan en el interés general de España, el acento lo pondría en la reconstrucción de una izquierda nacional", ha dicho sobre el nuevo presidente, Pedro Sánchez, aupado a La Moncloa tras una moción de censura contra Mariano Rajoy.

El interés del expresidente por reconfigurar el centro derecho ha crecido en paralelo a su enfrentamiento con Rajoy, hasta este martes líder del PP, y a su entendimiento con Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos. A principios de octubre de 2016, FAES, la fundación del expresidente, rompió con el que fuera su partido tras 25 años actuando como el motor ideológico de la formación conservadora. Esa ruptura sirvió para escenificar el distanciamiento entre Aznar y Rajoy, dos políticos que habían mostrado su sintonía durante décadas y que habían pactado la sucesión al frente del PP.

Ese choque soterrado entre los dos referentes de la formación conservadora ha quedado más que claro en la despedida de Rajoy.

"He sido el único presidente que no ha negociado con ETA", ha sostenido Rajoy, en la primera referencia velada al político que le precedió al frente del PP. “He asumido mis errores y también los que no eran míos”, ha añadido sobre los casos de corrupción protagonizados por personas nombradas por Aznar. “Estaré a la orden de quien elijáis”, ha rematado tras años conviviendo con las críticas de su antecesor.

La detención del exministro Eduardo Zaplana motivó el último enfrentamiento entre Rajoy y Aznar. Aunque Mariano Rajoy mantuvo al expresidente de la Comunidad Valenciana como portavoz parlamentario entre 2004 y 2008, con su detención el PP intentó convertirle en una persona “del pasado”, ajena a la etapa actual y vinculada a Aznar. Este ha recordado este martes que ya pidió la máxima dureza contra los corruptos en el pasado, y ha dejado una advertencia: “Cada uno responde de sus actos. Yo respondo de los míos del primero hasta el último. En este momento, el silencio es una irresponsabilidad”.

Comment As:

Comment (0)