contador gratuito
No icon

Rafael Hernando asegura que ahora su partido “tiene las manos libres” con respecto al PNV

El PP modificará en el Senado los Presupuestos para entorpecer al nuevo Gobierno

El PP no está dispuesto a asistir impasible en la oposición al nuevo tiempo político. Si el domingo era la vicesecretaria nacional de Estudios y Programas del partido, Andrea Levy, la que amagaba con modificar el proyecto presupuestario del Gobierno, asumido por Pedro Sánchez para conseguir el apoyo del PNV a la moción de censura, este lunes lo ha subrayado el portavoz parlamentario en el Congreso de los Diputados. Rafael Hernando ha asegurado en Telecinco que el PP está dispuesto a “mejorar” los Presupuestos en el Senado, donde ahora se tramitan, después de que el PNV “ha roto la confianza” y tiene “las manos libres” para hacerlo.

En los primeros momentos tras la moción de censura el PP se mostró partidario de no intervenir como represalia en sus propios Presupuestos, que fueron aprobados en el Congreso con los apoyos de Ciudadanos, el PNV, UPN, Foro Asturias y Coalición Canarias. Sin embargo, a medida que el partido ha ido tomando conciencia de su situación en la oposición y sus recursos parlamentarios, ha variado su estrategia. El Grupo Parlamentario Popular en el Senado, que se reúne esta tarde, afronta fuertes presiones de algunos senadores que quieren introducir enmiendas para retirar los 540 millones acordados con el PNV para inversiones en el País Vasco. El PP ampliará el plazo de enmiendas parciales a los Presupuestos que concluía este lunes por la tarde y que se prolongará un máximo de cinco días.

Hernando ha explicado que su partido “siempre, salvo el año pasado” ha modificado los Presupuestos. Ahora, tras la moción, el PP se siente liberado del acuerdo que cerró con los nacionalistas vascos: “En este momento no tenemos una vinculación con el PNV porque ha roto la confianza con las distintas formaciones para sacar los Presupuestos”. El portavoz de los populares en el Congreso ha señalado que la decisión se adoptará “en los próximos días”. La modificación del proyecto presupuestario del Gobierno como desquite con el PNV añadiría dificultades al débil Gobierno de Pedro Sánchez.

Con la mayoría absoluta en el Senado, el PP tiene la capacidad de modificar los Presupuestos, aunque el Congreso de los Diputados tendría la última palabra. Cualquier modificación en el Senado implicará que el texto vuelva al Congreso y sea votado de nuevo. Los 134 votos del PP, más los tres de sus socios UPN (2) y Foro Asturias (1), suponen una barrera difícil de saltar. Para volver al texto aprobado en la Cámara baja, y sin el apoyo de Ciudadanos, sería necesario que la mayoría alternativa que apoyó la moción de censura una sus votos. Bastaría con la mayoría simple (más votos a favor que en contra).

Tanto el PSOE como Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Bildu denostaron las cuentas de Mariano Rajoy. Ahora se tendrían cambiar el sentido de su voto en los apartados afectados por las enmiendas para que el PNV mantuviera las inversiones acordadas con el PP, algo que resulta muy complicado. De lo contrario, el PP consumaría su propósito e impondría sus enmiendas.El PNV tiene un problema.

“Tomaremos en el Senado las decisiones que sean oportunas para mejorar esos Presupuestos y para aplicar algunas medidas que nos dejamos en la gatera o algunas intenciones que teníamos y que sabíamos que con el PNV posiblemente no salieran adelante", ha advertido. Hernando ha asegurado que las enmiendas no afectarían a acuerdo con el PNV respecto a las pensiones. “Nuestros mayores van a tener una de las mayores subidas de pensiones de la historia”, ha asegurado.

En una entrevista a Radio Euskadi, el portavoz parlamentario del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha asegurado desconocer qué va a suceder en el trámite presupuestario en el Senado pero ha advertido al PP de que, de ser ciertas las amenazas con relación a modificar las enmiendas referidas a Euskadi, “sería una satisfacción de cinco minutos pero un negocio político bastante malo” que supondría “castigar a la sociedad vasca” y del que “ellos serían los responsables”.

El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, ha confirmado horas después que su grupo va a solicitar una ampliación de plazo de cinco días para presentar estas nuevas enmiendas que no ha desvelado y que no responden a “ningún interés en distorsionar los Presupuestos”. Barreiro ha justificado este movimiento en que ahora “hay un entorno político totalmente diferente” porque el consenso alcanzado con los Presupuestos ha sido “roto de forma unilateral por otra fuerza política”, en relación con el PNV. “Liberados de ese consenso, nos permite tratar de enmendarlos”, aunque ha especificado que “sin que ello suponga una rotura con los pilares básicos” y sin que las enmiendas sean “en contra de nadie”.

El PP también va a solicitar el aplazamiento de un punto del orden del pleno de este martes referente a las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos, al considerar que el Gobierno no ha nombrado un ministro de Hacienda que acuda al Senado a explicar su política económica. Con esta medida se amplía el plazo para que Sánchez nombre a un nuevo responsable, que no estaría obligado a acudir porque no es preceptivo. Barreiro ha defendido que el Gobierno de Mariano Rajoy siempre acudió al Senado a defender su ley más principal, incluso ha bromeado con la posibilidad de que Sánchez decidiera que fuera el ministro en funciones, Cristóbal Montoro, quien los defendiera.

El traslado a de la tramitación parlamentaria al siguiente pleno del Senado implica un retraso en el debate de enmiendas parciales, que podría posponerse a la semana del 18 de junio, desplazando la discusión en Pleno del dictamen más allá del 19 de junio previsto inicialmente. Al introducirse cambios en el proyecto, ya no se publica directamente en el Boletín Oficial del Estado como estaba previsto sino que volvería al Congreso de los Diputados, donde del 26 al 28 de junio tendrían que ser votados de nuevo.

Respecto a las declaraciones del presidente del Esuzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, que ha confiado en que el PP no haga cambios en los Presupuestos como "venganza", contra el PNV por apoyar la moción de censura, el portavoz del PP en el Senado ha dicho que son "de una hipocresía tremenda". "Revancha ninguna", ha replicado. Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado que si las enmiendas del PP quieren variar las inversiones pactadas con el PNV será un "ejercicio de revanchismo y de venganza", y ha recordado que el viernes habló con el expresidente Rajoy y éste no le transmitió "reproche alguno" por el respaldo de su formación a la moción de censura.

 

Comment As:

Comment (0)