No icon

El PP promete una oposición firme y amenaza con enmiendas al Presupuesto

El ya expresidente del gobierno, Mariano Rajoy y su partido debatirán el martes un futuro político que por el momento se construye sobre una oposición que promete que será “activa y responsable” y desde la que exigirá al nuevo Ejecutivo que se respete la legalidad en Cataluña y no se dé marcha atrás en las políticas económicas.

En una comparecencia de prensa en la sede del PP en Madrid, su vicesecretaria, Andrea Levy, recordó que desde la oposición su grupo será el más numeroso del Congreso (134 escaños frente a los 84 del PSOE) y que incluso podría hacer valer la mayoría absoluta que ostenta en el Senado.

Aunque respetó la “constitucionalidad” de la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a la Moncloa después de que fuerzas políticas opuestas se unieran en el objetivo de tumbar al gobierno de Rajoy por los casos de corrupción en su partido, recordó que no ha sido elegido por los votantes.

Tras acusarle de llegar al poder “de la mano de Podemos, Torra, Puigdemont (...)” Levy atacó duramente las pretensiones de sus aliados en la moción, particularmente los partidos secesionistas catalanes, y exigió a Sánchez que asegure la legalidad tras la formación del gobierno catalán que la víspera desactivó la intervención estatal de la región.

Sánchez - que hace solo unos días calificaba al nuevo presidente de la Generalitat como el “Le Pen español” - dice ahora que quiere recuperar la normalidad institucional y retomar el diálogo con los políticos de la región.

Pero apenas un día después del pretendido cambio de talante de Sánchez, el presidente Quim Torra celebró la toma de posesión de sus consellers reiterando que trabajará para hacer avanzar la “república catalana” y pidiendo al nuevo presidente que dialogue asumiendo “riesgos”.

“Le pido al señor Sánchez que nos diga cuáles son los riesgos que el señor Torra le pide que asuma y que nos asegure que la legalidad se va a respetar en Cataluña”, dijo Levy tras acusar a Torra de volver a “vapulear la Constitución” en el acto del sábado.

ROMA NO PAGA TRAIDORES

El flamante presidente ya dijo en la moción de censura que pretende gobernar con los presupuestos del PP, que todavía tienen que pasar el trámite de un Senado en el que el partido recién destituido tiene mayoría absoluta.

Aunque Rajoy se comprometió veladamente a no tumbar las cuentas públicas en su paso por la Cámara Baja, la formación no descarta presentar algunas enmiendas que podrían ir destinadas a retirar inversiones en el País Vasco pactadas con el PNV para que apoyase sus cuentas antes de dar el tiro de gracia a Rajoy con unos votos que acabaron por decidir la moción de censura.

“Haremos nuestra labor parlamentaria, en este caso además teniendo mayoría absoluta en el Senado, hay un período de enmiendas y el Grupo Popular en el Senado introducirá aquellas enmiendas que crea mejor en el texto”, dijo Levy.

Preguntada sobre si pretendían retirar inversiones que habían pactado en el País Vasco, señaló: “Los que son responsables de haber firmado esa moción de censura para aupar a Pedro Sánchez a la Moncloa con los votos de los independentistas, entiendo que también serán responsables de asumir las responsabilidades.

LA MARGARITA DE LA SUCESIÓN

Levy rehusó responder a preguntas sobre si Rajoy dará un paso al lado como presidente del partido o candidato, sobre un posible congreso extraordinario o sobre estrategias para buscar nuevos candidatos en el partido mientras los medios especulan con luchas internas.

“Son cuestiones que deben dirimirse internamente y sobre las que se hablará en el Comité Ejecutivo Nacional del próximo martes y en la que escucharemos a Rajoy y a los distintos dirigentes”, dijo.

Con el liderazgo en votos amenazado por los casos de corrupción y la emergencia de la formación conservadora Ciudadanos- favorita en unas elecciones según algunos sondeos - el PP volvió a reclamar el domingo su posición en el centroderecha.

“El PP va a hacer una oposición que va a ser el referente de los españoles en el centroderecha”, dijo Levy.

Coincidentes en que el enemigo electoral es Ciudadanos, el único gran partido que no apoyó la moción, en el seno del partido se suceden las voces que piden un congreso extraordinario mientras se intensifica el debate sobre la sucesión o renovación de la formación popular.

La número dos de Rajoy en el PP, su secretaria general María Dolores de Cospedal y su segunda en el gobierno, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, representan dos escuelas y dos ambiciones diferentes en la búsqueda del nuevo rumbo.

Comment As:

Comment (0)