contador gratuito
No icon

El Consejo de Ministros deja sin efecto la revalorización del 0,25% y decreta una subida de las base

El Gobierno aprueba para 2019 otra subida de las pensiones del 1,6% y del 3% en las mínimas

El Consejo de Ministros de este viernes ha aprobado para 2019 otra revalorización de las pensiones del 1,6 por ciento y del 3 por ciento para las mínimas y las no contributivas. Este incremento tendrá lugar a partir del 1 de enero y se recoge en un real decreto ley que tendrá que ser convalidado en el Congreso. "Las pensiones se revalorizarán en 2019 seis décimas más que la previsión de IPC del Gobierno [ahora en el 1 por ciento], por lo que habrá una ganancia de poder adquisitivo por primera vez en años", ha declarado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa posterior al Consejo. 10,3 millones de prestaciones se verán mejoradas por esta decisión.   

El texto legal contempla en la práctica la derogación de las subidas de las pensiones del 0,25 por ciento. El llamado Índice de Revalorización de las Pensiones fue aprobado en 2013 por el Gobierno del PP y ligaba la actualización de las prestaciones a la evolución de las cuentas de la Seguridad Social: en tanto que hubiese déficit solo podrían elevarse un 0,25 por ciento anual. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ya pactó con el PNV romper puntualmente con su propia legislación y subir las pensiones en 2018 un 1,6 por ciento y un 3 por ciento para las bajas. Poco después, los partidos políticos acordaron en el Pacto de Toledo volver a revalorizar las pensiones en base a la inflación. Ahora, el Gobierno de Sánchez decide que el año que viene se deja sin efecto el 0,25 por ciento y que se subirán otra vez un 1,6 por ciento. Y emplaza a sindicatos y patronal para que acuerden un nuevo sistema en el plazo de seis meses siguiendo la recomendación del Pacto de Toledo. Esto supone un cambio de opinión del Ejecutivo porque en el borrador del real decreto antes se especificaba que a partir de ahora se vincularían siempre con el IPC.

Subida en 2019

El Gobierno elevará las prestaciones de jubilación un 1,6 por ciento para el año que viene. Y hace eso con la inflación moderándose y cerrando 2018 en el 1,2 por ciento. Es decir, las previsiones lógicas en este momento suponen que el IPC quedará algo por debajo. Además, las pensiones mínimas y las no contributivas volverán a subirse más que el resto: un 3 por ciento. Por este mayor incremento se verán beneficiadas unos 3 millones de prestaciones.   

Paga compensatoria por el IPC de 2018

Los Presupuestos de 2018 recogieron un incremento de las pensiones del 1,6 por ciento. Al final, la inflación media entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018 asciende al 1,68 por ciento. Con el redondeo queda en el 1,7 por ciento, lo que significa que habrá una paga compensatoria del 0,1por ciento que se abonará antes de abril, probablemente en el mes de febrero, apuntan fuentes de la Seguridad Social.

Un costo de 2.591 millones

El abono de ese 0,1 por ciento costará a las arcas de la Seguridad Social unos 125 millones. Además, el pago se consolidará ya como una parte de la prestación y, por tanto, supondrá otros 128 millones en el ejercicio que viene. Las revalorizaciones del 1,6 por ciento y del 3 por ciento el año que viene requerirán 2.343 millones de gasto adicional para el sistema, según las cifras del Ministerio de Trabajo. En total, la factura ascenderá a los 2.591 millones.

Incrementos de cotizaciones

Para compensar esos mayores gastos, el Gobierno elevará las cotizaciones. Las bases máximas subirán un 7 por ciento, por encima de lo que es habitual. Y las mínimas aumentarán en línea con la subida que registrará el salario mínimo en 2019 y que aprobó el Ejecutivo en el anterior Consejo de Ministros: un 22,3 por ciento. El Ministerio de Trabajo calcula que el alza del 7 por ciento en las bases máximas supondrá unos ingresos adicionales de unos 850 millones de euros. Y la del 22,3 por ciento reportará unos 1.500 millones más de recaudación. Con estos repuntes se pretende compensar por completo el coste que tendrá el año que viene ligar las pensiones al IPC.

Seis meses para reformar la revalorización con sindicatos y patronal 

A pesar de que el Gobierno deroga el 0,25 por ciento, deja abierto cómo se van a compensar estos incrementos ligados al IPC todos los años. Pese a su elevada contestación social, el 0,25 por ciento contribuía a corregir el déficit de las pensiones. Y las subidas de cotizaciones solo servirán para financiar la revalorización de las prestaciones de 2019, que además quedará consolidada como un gasto todos los años. De hecho, el Banco de España cifra el coste de ligar las pensiones a la inflación en 1,9 puntos del PIB para 2030 y 3,4 puntos del PIB para 2050. Por dar una idea, al acumularse las revalorizaciones con el PIB actual serían unos 22.000 millones de euros adicionales de gasto en 2030 y unos 40.000 millones en 2050.Sin embargo, el Ejecutivo no inicia ninguna reforma para poder financiar este nuevo desfase. Se deja al diálogo social con sindicatos y patronal para que en los seis primeros meses del año consensúen un nuevo índice de revalorización que se recoja en el artículo 58 de la Ley de Seguridad Social. Con estos mimbres, el Pacto de Toledo tendrá que pactar una reforma que ajuste el agujero presupuestario de la Seguridad Social, ahora situado cerca de los 19.000 millones.

Comment As:

Comment (0)