contador gratuito
No icon

Aquí están algunas formas que pueden mejorar tu régimen a la hora de limpiarte la cara

Errores que podrías estar cometiendo al lavarte el rostro y que debes evitar

¿Estás usando los productos y el método correcto para lavarte la cara?  Los expertos  nos cuentan esos errores comunes que cometes al lavarte el rostro y algunas soluciones sencillas para proteger la salud de la piel.

1. Utilizas el limpiador incorrecto

La piel de la cara es delicada, por lo que debes evitar productos que sean demasiado fuertes o repletos de detergentes y perfumes que la dejen irritada, reseca o tensa después de cada limpieza. Mantén una barra de jabón solamente para el cuerpo y busca un limpiador facial que sea específico para tu tipo de piel: grasa, seca, mixta, sensible o propensa al acné. El limpiador correcto te ayudará a remover el aceite, la suciedad y las impurezas sin comprometer las barreras naturales de la piel. 

2. Utilizas limpiadores con ingredientes que irritan la piel

Evita productos con ingredientes que causen irritación como sulfatos y parábenos. Los sulfatos pueden provocar que la piel se reseque o se ponga roja. De hecho, muchas personas son alérgicas a estas sustancias y no lo saben. Busca en cambio, compuestos naturales como los derivados de la sábila o vitaminas antioxidantes.

3. Utilizas agua muy fría o muy caliente para lavarte la cara

La mejor temperatura para la piel es la templada. Las temperaturas extremas pueden crear efectos no deseados, incluyendo daño capilar. El agua caliente puede alterar la humedad de la piel, deshaciéndose de los aceites que la protegen causando resequedad o, por el contrario, una aceleración en la producción de sebo. 

4. Enjuague incorrecto

Cuando no enjuagas los productos por completo, se acumulan en la superficie de la piel obstruyendo los poros. Es por eso que puede sentirse seca, irritada y tensa. Así que asegúrate de tener suficiente tiempo para enjuagarte bien y obtener un buen resultado.

5.  No utilizas una crema hidratante

Los sueros y las cremas hidratantes tienen que usarse inmediatamente después de limpiar y tonificar la piel. Un tónico te ayuda a restaurar el equilibrio a la piel, mientras que los sueros y las cremas ayudan a hidratarla para que luzca y se sienta saludable. Aplica los productos con la piel aún húmeda. Si esperas mucho y esta se seca, puede que sea más difícil absorber los productos humectantes. 

Consejos adicionales

• Cuando te apliques el limpiador facial, hazlo con un masaje circular y suave. Esto ayudará a remover la suciedad y a estimular la circulación.

• Seca la piel con una toalla utilizando palmaditas y no frotándola. No quieres estirar ni jalar la piel, ya que esto puede causar daños y que luzca roja e irritada.

• Siempre utiliza una toalla limpia. Nunca utilices la toalla que toda la familia utiliza para secarse las manos. Los gérmenes y las bacterias en la piel pueden causar estragos en el cutis.

• Cuando te bañes, lávate la cara al final, ya que así estarás seguro de que has eliminado los restos de champú y acondicionador que pueden haber caído en la piel.

¡Comencemos a lucir una piel más saludable y joven!

Comment As:

Comment (0)