contador gratuito
No icon

Grenell dijo que quiere “empoderar” a la ultraderecha europea contra las élites

Tensión entre Alemania y EE.UU. por la injerencia del embajador de Trump

Alemania ha pedido explicaciones a Estados Unidos por unas declaraciones del nuevo embajador estadounidense, Richard Grenell, cuyo tono y contenido interpreta como una injerencia política del recién llegado. Grenell, un fiel a Donald Trump en todos los aspectos, dijo el domingo al medio digital de ultraderecha Breitbart que el crecimiento de los conservadores en Europa –quedaba claro que se refería a partidos de ultraderecha populista– se debía a “las políticas fallidas de la izquierda”. Y a continuación formuló el plan que tiene en agenda: “Quiero empoderar a otros conservadores de Europa, a otros líderes”.

Tanto el Gobierno de gran coalición de conservadores y socialdemócratas que preside Angela Merkel, como casi toda la oposición, salieron en tromba ante una conducta no acorde con la que se espera de un embajador. “Hemos pedido una explicación sobre si hizo esta afirmación tal como ha sido difundida”, dijo el lunes un portavoz del Ministerio de Exteriores alemán. Breibart, el medio que publicó la entrevista, es el ariete populista estadounidense que dirigió en su día el antiguo estratega jefe de Trump, Steve Bannon.

Richard Grenell, de 51 años, que fue portavoz de la misión estadounidense en la ONU durante la Administración Bush, desató las primeras críticas nada más tomar posesión. El 8 de mayo emplazó en un tuit a las empresas alemanas a cancelar sus negocios en Irán, después de que Trump anunciase la retirada estadounidense del acuerdo nuclear iraní. En respuesta al revuelo, Grenell se defendió tuiteando: “Me reafirmo en mis comentarios sobre el hecho de que estamos experimentando el despertar de una mayoría silenciosa, que rechaza a las élites y su burbuja. La lidera Trump.” De hecho, en la entrevista en Breibart, Grenell sostenía que “la elección de Donald Trump ha empoderado a personas que creen que no pueden permitir que la clase política determine, antes de unas elecciones, quién va a ganar y quién debería presentarse”. Pero también intentó quitar hierro, tuiteando que es “ridículo” pensar que él pueda apoyar a partidos o candidatos en elecciones en Europa.

Otro comportamiento suyo que ha causado estupor en Alemania son los encuentros con gobernantes extranjeros de visita oficial en Berlín. Ayer se entrevistó con el primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, según confirmó él mismo; se vieron en el aeropuerto, a petición de Grenell. Durante la jornada, Netanyahu mantuvo un encuentro con Merkel, al que siguió una rueda de prensa conjunta, en la que la canciller insistió en que Alemania respetará el acuerdo nuclear con Irán, acuerdo que Israel desea liquidar.

Beniamin Netanyahu y Angela Merkel, minutos antes de la comparecencia pública

Beniamin Netanyahu y Angela Merkel, minutos antes de la comparecencia pública.

Y la semana que viene, Grenell ha invitado a comer al canciller austriaco Sebastian Kurz, aprovechando que este estará en Berlín para verse con Merkel, según desveló Der Spiegel. La cita de Kurz con la canciller alemana es el martes 12, y el encuentro con el embajador, el miércoles 13. En la entrevista en Breibart, Grenell decía admirar mucho a Kurz –quien lidera un Gobierno de coalición con la ultraderecha– y le calificaba de “estrella de rock” de la política europea. El portavoz del Gobierno austriaco, Peter Launsky-Tieffenthal, rechazó toda crítica al encuentro, aduciendo la importancia de mantener contacto fluido con “los colaboradores más cercanos al presidente de Estados Unidos, especialmente en asuntos como el comercio y las relaciones transatlánticas”, informa Reuters.

Por casualidades del calendario, y en una cita prevista desde hace tiempo, Richard Grenell debe acudir hoy al Ministerio de Exteriores alemán para un encuentro protocolario con un secretario de Estado, Andreas Michaelis. Tras lo ocurrido, esa cita está tomando mayor enjundia. “Ciertamente tendremos cosas que decirnos”, afirmó ayer el jefe de la diplomacia germana, el socialdemócrata Heiko Maas.

 

 

Comment As:

Comment (0)