contador gratuito
No icon

El buque español, que lleva nueve días en espera de puerto para 121 migrantes, auxilia a 39 personas

El ‘Open Arms’ sigue rescatando en medio del bloqueo político

El Open Arms ha realizado un nuevo rescate en la madrugada de este sábado. Las lanchas del buque han acudido al auxilio de 39 personas en aguas de responsabilidad maltesa, según ha informado el director de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps."Un helicóptero de Malta les abandonó sabiendo que su patrullera estaba a siete horas de distancia. No hay coordinación entre países para los rescates. Es un desastre", denuncia Camps.

El barco realiza esta nueva operación cuando se cumplen nueve noches en altamar con 121 personas a bordo que esperan un puerto seguro en el que desembarcar. Tanto Malta como Italia, los puertos más cercanos, se niegan a recibirlos mientras el resto de países comunitarios no se comprometa a reubicar a los rescatados, un acuerdo que aún no se ha producido.

El nuevo rescate no va a hacer al Gobierno de España replantearse su posición y liderar la iniciativa para que algún puerto acoja al barco. Así lo ha confirmado la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo esta mañana en Sevilla. "Somos el país que hace en Europa el mayor esfuerzo en cumplir las normas, en asegurar las fronteras y en rescates humanitarios y lo hacemos observando todas las normas", ha señalado la dirigente socialista, quien ha demandado al resto de países que se limiten a cumplir con la ley del mar. "Eso es lo que pedimos al resto de los Estados, Gobierno y personas físicas y jurídicas para no poner en riesgo la vida de nadie. Es la responsabilidad que exigimos al resto con las leyes en la mano, que exigen ir a puerto seguro y que es el más cercano".

La nueva operación eleva a 160 el número de personas y la situación a bordo se complica. Malta, responsable de coordinar este último rescate, ha ofrecido llevar a tierra firme solo a los 39, según ha informado la organización. "Es inadmisible y un riesgo para la seguridad del barco que se acerquen los guardacostas para llevarse solo a una parte de ellos cuando el resto lleva tanto tiempo a bordo", mantiene Camps. En un comunicado el gobierno de Malta ha asegurado este sábado que no puede hacerse cargo de las 121 personas rescatadas inicialmente por el Open Arms porque no es su responsabilidad.

El buque español se encontraba a 30 millas náuticas de la barca de madera. La tripulación supo de la emergencia al recibirla en el sistema de transmisión de avisos a navegantes e informó al Centro de Coordinación de Rescate de Malta que se dirigía hacia allí. Camps ha relatado que en la información que Malta les ha facilitado, sin embargo, se decía que eran 45 náufragos, entre ellos una mujer.

Tras una semana larga desde el rescate no se ha iniciado ninguna negociación en este sentido a nivel comunitario. La Comisión Europea, que viene ejerciendo de mediadora en los casos de bloqueo de barcos de rescate de ONG, aguarda a que algún Estado miembro solicite su intervención. Un año después de que Italia declarase la guerra a las organizaciones humanitarias, sigue sin haber un mecanismo previsible para actuar cuando hay rescates en el Mediterráneo central, la ruta migratoria más mortal del mundo, según la Organización Internacional para las Migraciones. En ella han muerto 578 personas en lo que va de año.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que amenaza con multar al buque como traspase sus aguas territoriales, ha pedido a España que acoja a los rescatados por tratarse de un barco español. Pero el Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez mantiene que no tiene intención de liderar cualquier iniciativa que desbloquee la situación. “España cumple, rescata, salva vidas permanentemente y no podemos permitir que en el ámbito europeo se afinque el concepto de que solo España puede rescatar, solo España salva vidas y solo España recepciona”, defendió este viernes la ministra portavoz Isabel Celaá, que insistió también en que el barco debe dirigirse a un puerto cercano y seguro.

En una rueda de prensa ofrecida en Lampedusa (Italia) alrededor de las 12 del mediodía, el director de Open Arms, Óscar Camps, ha comparecido junto al actor Richard Gere, que este viernes llevó víveres al barco de la ONG, para defender la labor de rescate de personas. “En derecho marítimo, en aguas internacionales cualquier persona en peligro debe ser atendida. No podemos discriminarlos”, ha defendido Camps. “Europa no permite ni facilita que muchas de esas personas puedan utilizar vías seguras. Si no las tienen, lo que está haciendo Europa es un crimen organizado”, ha añadido Camps. “Resistiremos y ningún decreto hará que dejemos una vida humana en el mar”, ha zanjado el director de Open Arms entre aplausos. Gere, por su parte, ha recordado que si no se rescata a la gente que arriesga su vida en el Mediterráneo, esas personas morirán. El actor ha criticado al ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, y ha pedido acoger a los migrantes que llegan a Europa.

En otro barco, el Ocean Viking de Médicos sin Fronteras, 165 personas (al menos 25 de ellas menores) también aguardan el permiso para desembarcar en un puerto seguro después de que fueran rescatadas este viernes y hoy sábado en la zona de rescate libia.

Comment As:

Comment (0)