contador gratuito
No icon

La cumbre entre Trump y Kim Jong Un en Singapur plantea desafíos logísticos para Corea del Norte

El viaje del líder norcoreano Kim Jong Un a Singapur para mantener conversaciones con el presidente estadounidense Donald Trump plantea desafíos logísticos que probablemente incluyan el uso de aviación de la era soviética para el transporte de Kim y su limusina, así como decenas de miembros de seguridad y personal de apoyo.

La elección de Singapur como lugar para la primera cumbre en la historia entre un presidente en funciones de Estados Unidos y un líder de Corea del Norte se debe tanto a la duración del vuelo por la distancia entre Singapur y Pyongyang, como a la neutralidad política de la ciudad-estado, dijo un alto cargo presidencial de Corea del Sur.

Desde que se convirtió en líder de Corea del Norte en 2011, Kim sólo ha viajado una vez fuera del país en avión, y fue esta semana para ir a Dalian, en China, a reunirse con el presidente chino Xi Jinping. Voló en su jet privado de tipo Ilyushin-62M acompañado de un avión de carga, que personas con conocimiento de Corea del Norte creen que transportaba su limusina.

“Parece que el viaje a Dalian fue un ensayo”, dijo Andray Abrahamian, un investigador del instituto Pacific Forum CSIS y anteriormente en Choson Exchange, un grupo con sede en Singapur que forma a los norcoreanos en mejorar sus habilidades para los negocios.

A 4.700 km del aeropuerto de Sunan en Pyongyang, Singapur entra sin problemas en el radio de alcance del avión Il-62M. Este jet de la era soviética, estrecho y con cuatro motores, se introdujo por primera vez en la década de 1970 y tiene un alcance máximo de 10.000 km.

Pero el avión de carga Ilyushin-76 no puede volar más de 3.000 km sin reponer combustible si está totalmente cargado. Tendrá por ello que parar en una ubicación amistosa como la capital de Vietnam de camino a Singapur o volar con una carga reducida.

El Il-76, diseñado originalmente para trasladar maquinaria pesada a lugares remotos de la Unión Soviética, es lo suficientemente grande para que quepa un autobús escolar o dos barcos cargueros dentro de él, según Antarctic Logistics & Expeditions, que opera vuelos de pasajeros y mercancías.

Sin embargo, este avión de carga ha tenido algunos problemas de seguridad. El último incidente fue el mes pasado, cuando murieron 257 personas a bordo tras el despegue de la base aérea de Argelia.

Al contrario que su padre Kim Jong Il, que murió en 2011 y que cuando viajaba al extranjero lo hacía en un tren blindado por miedo a que derribaran su avión en vuelo, según un desertor de Corea del Norte con conocimiento de los detalles de seguridad, se sabe que Kim Jong Un no tiene aversión a volar.

 

Comment As:

Comment (0)