contador gratuito
No icon

El presidente de Estados Unidos endurece su tono contra Teherán tras la caída de un cohete en la Zon

Trump amenaza ahora con “el fin oficial de Irán”

Donald Trump no necesitó este domingo ni los 120 caracteres que permitían los antiguos mensajes de Twitter para lanzar una llamarada sobre Teherán, dentro de la escalada de tensión —y cada vez más confusión— con el régimen iraní. "Si Irán quiere luchar, ese será el final oficial de Irán. ¡Nunca amenacen a Estados Unidos de nuevo!", escribió sin otro detalle o explicación. Horas antes, un cohete había caído sobre la Zona Verde de Bagdad, donde se encuentra la Embajada estadounidense, entre otras, sin causar víctimas.


La verborrea de Trump no amilana, sin embargo, a la República Islámica. “El terrorismo económico y las burlas genocidas no van a acabar con Irán. Pruebe a ser respetuoso. ¡Funciona!”, le ha respondido este lunes el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, por el mismo canal. En su opinión, “aguijoneado por el Equipo B, Trump espera lograr lo que Alejandro Magno, Gengis Khan y otros agresores no pudieron”.

Con “Equipo B” se refiere a las iniciales de (John) Bolton (consejero de Seguridad Nacional de EE. UU.), Bibi (Netanyahu, primer ministro israelí), (Mohamed) Bin Zayed y (Mohamed) Bin Salmán (hombres fuertes de Emiratos Árabes y Arabia Saudí, respectivamente). A los cuatro se les atribuye buscar un cambio de régimen en Teherán. Zarif, un avezado usuario de las redes sociales, incluso ha usado como etiqueta el “nunca amenace a un iraní” que no parafrasea al presidente norteamericano, sino que recuerda que el ministro la pronunció primero, en su calidad de jefe negociador nuclear, durante la recta final de las conversaciones que llevaron al acuerdo nuclear, en Viena en julio de 2015.

Estados Unidos ha mandado hasta ahora un doble mensaje. Por un lado, envía portaaviones y bombarderos al golfo Pérsico como advertencia directa y explícita a Irán —vía un comunicado de John Bolton, consejero de Seguridad Nacional— y fuentes de la Administración citan planes para un mayor despliegue militar, como publicó The New York Times, aunque Trump luego desmintió. Y, por otra parte, el presidente enfría las posibilidades de guerra y apunta al diálogo —"Irán querrá hablar pronto", dijo la semana pasada—, pero este domingo volvió el ardor guerrero y no solo por Trump. "No estamos buscando guerra pero tampoco le tenemos miedo", aseguró el recién nombrado jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, el general Hossein Salami, en declaraciones recogidas por a la agencia Tasnim.

“A la Guardia Revolucionaria no le queda otro remedio que responder a las continuas amenazas que llegan de Estados Unidos”, señala Luciano Zaccara, profesor de la Universidad de Qatar y especialista en Irán. Sin embargo, subraya que el mensaje iraní en contra de una guerra ha sido consistente desde Zarif hasta el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, que es quien tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado. Al mismo tiempo, los iraníes también rechazan renegociar el acuerdo.

“La afirmación de Estados Unidos de que nos están forzando a volver a la mesa de negociación carece de sentido (…) nunca nos someteremos a alguien que intente intimidaros”, declaró el presidente, Hasan Rohani, el pasado sábado.

Washington busca negociar con Teherán un nuevo acuerdo nuclear tras abandonar el que la Administración anterior, la del demócrata Barack Obama, había alcanzado en 2015 junto a otras potencias y que Trump rechazó desde que era candidato. Aquel pacto levantaba las sanciones a Irán a cambio de limitar su programa de armamento nuclear, pero el republicano siempre lo ha considerado una forma de dar oxígeno al régimen mientras, en realidad, no renunciaba a su carrera atómica.

Así, las sanciones al petróleo han vuelto a castigar a la economía iraní, cuyo régimen ha respondido anunciando que también va a incumplir partes de ese acuerdo —los límites a las reservas de uranio enriquecido y agua pesada. A la vez, de manera oficiosa, amenaza con cerrar el estrecho de Ormuz, un canal primordial del comercio global de crudo.

Comment As:

Comment (0)