contador gratuito
No icon

El PP lograría la segunda posición con entre 11 y 12 escaños

El PSOE ganaría las europeas y Puigdemont obtendría un escaño, según el CIS

España votará a sus representantes europeos con claves muy similares a las que marcaron las elecciones generales. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) divulgó este jueves una primera estimación de voto en la triple cita electoral del próximo 26 de mayo. En el bloque europeo, el sondeo otorga la victoria al PSOE, seguido a gran distancia del PP. Ciudadanos y Unidas Podemos también obtienen resultados parecidos a los del 28-A. Uno de cada tres encuestados no sabe a quién elegirá.

Las elecciones europeas reproducirían, a grandes rasgos, el escenario político que surgió de las generales en España. El Partido Socialista encabeza la intención de voto al Parlamento Europeo, según la encuesta del CIS, realizada antes del 28-A. Si se cumplen esos pronósticos, los socialistas recibirán entre un 29 por ciento y un 31 por ciento de los apoyos, algo por encima al resultado de las generales y equivalente a entre 17 y 18 escaños en Estrasburgo. En la actualidad el PSOE cuenta con 14 eurodiputados.

Ese resultado colocaría a los socialistas como delegación española más nutrida, frente a la situación actual, en la que es el PP. El PSOE tiene también opciones de convertirse en la segunda o tercera familia del grupo socialdemócrata europeo, hoy liderada por los alemanes y los británicos (que en principio abandonarán la UE durante la legislatura, cuando se consume el Brexit)

La segunda lista con mejor resultado sería la del PP, que obtiene entre un 18 por ciento y un 20 por ciento de las papeletas (de 11 a 12 escaños). El resultado queda lejos de los 16 escaños que ocupa desde 2014. Ciudadanos se acercaría al PP (entre ocho y nueve escaños), mientras Unidas Podemos Cambiar Europa obtendría una representación similar a la del partido liberal, con ocho asientos. El resultado de esta candidatura de izquierdas es similar —algo inferior— al que obtuvieron por separado Podemos e Izquierda Unida en la última cita electoral europea, en mayo de 2014.

La mayor sorpresa del sondeo es Vox, que logra por primera vez representación en Europa ---entre cuatro y cinco escaños—, pero con una intención estimada de voto inferior a la registrada en las generales.  Frente al 10 por ciento que cosechó la extrema derecha el 28-A, ahora llegaría al 9 por ciento en el mejor de los casos. Las entrevistas del CIS se realizaron antes de las generales, entre el 21 de marzo y el 23 de abril.

En el ámbito nacionalista, el CIS dibuja un panorama bastante estable. El partido liderado por Carles Puigdemont, huido de la justicia española a Bélgica, conseguiría un solo escaño (igual que ahora) con la candidatura Lliures per Europa (Junts). Frente a ese resultado, Ahora Repúblicas, que agrupa a ERC, a los nacionalistas gallegos y a Bildu, obtendría tres (también mantiene la representación). La opción que encabeza el PNV, Coalición por una Europa Solidaria, lograría un escaño, lo mismo que tiene ahora este partido en la Eurocámara.

Los datos, pese a todo, deben interpretarse con cautela. Prácticamente la mitad de los encuestados (el 48,6%) no declara una opción de voto, bien porque no lo tiene decidido (casi uno de cada tres), porque no votará o porque rehúsa contestar. Eso implica que existe una gran bolsa de votantes indecisos y abstencionistas dificil de calibrar. Aunque solo el 10 por ciento anticipa abiertamente que no participará en la convocatoria, la experiencia lleva a pensar en porcentajes superiores. La convocatoria de 2014 atrajo en España al 43,8 por ciento del censo, el dato más bajo de la serie. Y aun así, el resultado mejoró algo el 42,6 por ciento contabilizado de media en la UE. En esas elecciones, el PP obtuvo 16 eurodiputados y el PSOE, 14. Les siguieron La Izquierda Plural (IU y formaciones asociadas), que obtuvo seis, y Podemos, que logró cinco.

Participación optimista

A pesar de esos datos, el CIS ofrece un pronóstico de participación bastante optimista: el 63 por ciento. Como explica en la nota metodológica, está en consonancia con el obtenido en 1999, cuando la cita electoral coincidió con autonómicas y municipales, al igual que en esta ocasión. Agrupar los tres comicios en la misma fecha fomenta, en principio, la asistencia a las urnas. “Se trata de una participación superior a las tres últimas elecciones europeas, que se interpreta como un efecto arrastre”, argumenta el CIS.

Otras preguntas aledañas inducen, sin embargo, a pensar en una menor implicación de los ciudadanos. El 55 por ciento de los encuestados admite que las noticias relacionadas con la Unión Europea le interesan poco o nada. En particular, las relativas a las elecciones europeas solo atraen al 30 por ciento. Y un 61 por ciento de los entrevistados citan la política española como el elemento que más les influirá al elegir su papeleta al Parlamento Europeo.

Esas respuestas no reflejan la importancia que los propios encuestados atribuyen a la política europea. Un abrumador 71,6 por ciento considera que las decisiones que se adoptan en Bruselas afectan mucho o bastante a la vida de los españoles. Pero esa valoración no se traduce en votos.

Prueba de ese interés limitado es también el grado de conocimiento de los candidatos. A excepción del líder de Esquerra, Oriol Junqueras, y del socialista Josep Borrell, el resto de candidatos son conocidos por menos de la mitad de los encuestados. Destaca el caso extremo de la candidata de Unidas Podemos, la independiente María Eugenia Rodríguez Palop, a la que desconoce un 71 por ciento del electorado.

 

Comment As:

Comment (0)