contador
No icon

Aunque parece el camino más rápido, puede traer consecuencias.

Reducir las calorías de manera drástica para perder peso puede tener el efecto contrario

Cuando las personas quieren perder peso, por lo general buscan la solución más fácil. Y es entendible. Cuanto más rápido mejor. Pero al tomar ese camino, optan por deducir de forma drástica la cantidad de calorías que consumen al día. Y eso puede tener un precio.

Parte del problema al reducir demasiado las calorías diarias es que es muy difícil continuar haciéndolo por un periodo muy largo. Entonces, terminan rindiéndose y volviendo al mismo lugar donde empezaron. El resultado es una ola de frustración que lleva a pensar que perder peso es “simplemente imposible”. (Perder peso es cuestión de método)

¿Estás reduciendo demasiado la cantidad de calorías?

La velocidad con la que estás perdiendo peso es una de las mejores formas de medir si estás reduciendo demasiado tu ingesta de calorías. Por lo general, una pérdida promedio de 0.5 a 1 kilo por semana es sano. Durante la primeo segunda semana de dieta puede que pierdas un poco más, pero es normal, por lo general, se debe a la pérdida de líquido. Pero si estás perdiendo más de 1 kilo por semana de forma constante, puede que estés reduciendo demasiado tu consumo de calorías.

¿Cómo perder peso de manera segura?

Necesitas crear un déficit de 500 Calorías por día (para perder una libra por semana) hasta 1000 Calorías por día (para perder dos libras). Esto se puede lograr reduciendo tu consumo de Calorías, en conjunto con un aumento de la cantidad de Calorías que quemas por medio del ejercicio. Por ejemplo, si reduces 300 Calorías al día de tu consumo usual y quemas 200 Calorías extra al aumentar tu actividad física, vas a crear un déficit de 500 Calorías al día, y deberías perder una libra por semana.

Para poder consumir las calorías necesarias e incorporar los alimentos que el cuerpo necesita, no debes reducir tu ingesta de Calorías a menos de 1500 Calorías diarias, de otra forma es muy difícil obtener los nutrientes necesarios. Si no puedes reducir tu cantidad de Calorías sin caer por debajo de la ingesta de 1500 Calorías diarias, entonces deberás aumentar tu actividad física, y aceptar que lograr tu meta te tomará un poquito más de tiempo.

Seis razones por las que no deberías reducir demasiado tu consumo de calorías

- Puede ser difícil obtener los nutrientes necesarios. Cuando reduces tu consumo de calorías, cada caloría que consumes debe tener los nutrientes que el cuerpo necesita. Debes obtener la cantidad necesaria de vitaminas, minerales, carbohidratos, proteína y grasas saludables, y eso puede ser difícil si no consumes suficientes calorías.

- Puede que te de demasiada hambre. No deberías sufrir de hambre cuando estás tratando de perder peso, pero usualmente esto ocurre porque no estás consumiendo las calorías necesarias. Al tener demasiada hambre, todo parece delicioso, y puede que caigas en la tentación.

- Tu energía física puede disminuir. Es importante que le des a los músculos la energía necesaria. Al reducir demasiado tu consumo de calorías, no tendrás energía para hacer ejercicio, lo que es importante para tu bienestar y para ayudarte a lograr tus metas de pérdida de peso.

- Tu energía mental también puede verse afectada. Cuando no consumes las calorías necesarias, tu cerebro no obtiene suficiente combustible, haciendo que te sientas cansado y desenfocado. Esto crea antojos de dulces o dependencia a componentes como la cafeína para tener energía durante el día, lo que termina por interrumpir tu descanso durante la noche.

- Arriesgas masa muscular. Tu cuerpo necesita la cantidad correcta de proteína para apoyar las funciones importantes del cuerpo, lo que incluye el desarrollo y mantenimiento de masa muscular. Cuando no consumes suficientes Calorías, puede que la proteína que consumas sea transformada en energía, en vez de ser utilizada para otras funciones importantes en el cuerpo. Como resultado, arriesgas perder masa muscular.

- No podrás establecer hábitos de alimentación a largo plazo. Siempre he dicho que los hábitos de alimentación saludable y ejercicio que desarrollas cuando estás perdiendo peso son los mismos hábitos que te ayudarán a mantener un peso saludable una vez que alcances tu meta. Reducir drásticamente la cantidad de Calorías es difícil y no es un patrón de alimentación que puedes (o deberías) continuar a largo plazo.


Tomado Por El Espectador.com