contador gratuito
No icon

La tecnología y la globalización no han tenido una influencia destacable en el crecimiento de los su

El Banco de España achaca las pobres subidas salariales al deterioro del mercado laboral y la baja inflación

¿Por qué a estas alturas de la recuperación los salarios no repuntan como solían? Se trata de un problema global que no solo preocupa en España. Si los salarios no suben, los bancos centrales tienen menos margen para sus políticas, los trabajadores pierden poder adquisitivo, la deuda no se diluye y el riesgo de deflación es mayor. El Banco de España ha publicado este martes un informe en el que indaga sobre el crecimiento de las retribuciones. Y en él concluye que la pobre evolución de los sueldos en España obedece fundamentalmente a dos factores: por un lado, la excesiva holgura del mercado de trabajo. Es decir, hay mucho paro y muchos trabajadores que querrían trabajar más, lo que presiona a la baja sobre las remuneraciones de los asalariados.

Por otro lado, el organismo supervisor apunta a las bajas expectativas de inflación. Al no haber tasas de IPC altas, no existe tampoco una presión acuciante para intentar mantener el poder adquisitivo, explica el organismo.

Para elaborar este estudio, el banco toma la llamada curva de Phillips, que relaciona el crecimiento de los salarios con el desempleo. Lógicamente, cuando sube el paro los crecimientos de los salarios son menores. Y a la inversa: en cuanto desciende el paro las remuneraciones crecen más.

Sin embargo, esa relación no ha funcionado como debería durante esta recuperación. "La reducción de la tasa de paro a partir de 2013 no parece venir acompañada de un aumento de la tasa de crecimiento salarial", dice el documento del servicio de estudios del banco. Y el motivo es que hay otros indicadores que demuestran que hay una mayor capacidad ociosa en el mercado de trabajo más allá que la que señala solo la tasa de paro. Si se tiene en cuenta el aumento de los contratos a tiempo parcial involuntarios y el incremento del número de desanimados que ya no busca empleo, entonces en realidad sigue existiendo mucha mano de obra que quiere trabajar más, concluye el informe. Por ejemplo, el tiempo parcial involuntario se ha disparado desde el 2

Comment As:

Comment (0)