contador gratuito
No icon

La segunda economía mundial frena su desaceleración gracias al estímulo fiscal y el aumento del créd

La economía china se estabiliza en el 6,4% en el primer trimestre

La economía de China se expandió un 6,4 por ciento interanual durante el primer trimestre del año, una cifra por encima de lo esperado e igual a la registrada en los últimos tres meses de 2018. Pese a ser la tasa de crecimiento más baja de los últimos 30 años, esta estabilización da cierto alivio a Pekín, que durante los últimos meses desplegó una batería de estímulos con el objetivo de frenar una desaceleración que había cogido impulso a finales del año pasado.

Los datos aportados este miércoles por la Oficina Nacional de Estadísticas china muestran que los miles de millones de euros en recortes de impuestos, aumentos del gasto en infraestructura o en forma de créditos a las empresas han surtido efecto. La velocidad de la locomotora china se ha mantenido estos tres primeros meses del año pese a las dificultades internas y externas, con un sector privado que flojea debido a las dificultades para financiarse y el conflicto comercial con Estados Unidos que contamina el ambiente. Ambos problemas parecen estar corrigiéndose de forma gradual, disipando las perspectivas sombrías de los últimos meses. Tras varios meses de negociaciones de alto nivel, la guerra arancelaria con Washington parece estar en vías de resolverse, aunque el tan deseado pacto comercial no está cerrado y depende de la imprevisibilidad de Donald Trump.

Durante el pasado mes de marzo se produjo, siempre según los datos oficiales, un espectacular rebote de la producción industrial –creció un 8,5 por ciento interanual frente al 5,3 por ciento registrado en enero y febrero, la mayor cifra de los últimos cuatro años y medio-, mientras que las ventas al por menor se expandieron un 8,7por ciento, un mejor comportamiento de lo esperado. La inversión también se recuperó. Esta sorprendente fortaleza registrada en marzo compensó, por tanto, el socavón experimentado a principios de año.

“La economía registró un desempeño estable con más factores positivos y una mayor expectativa y confianza en los mercados”, aseguró el portavoz de la Oficina de Estadísticas china, Meo Shengyong. Los analistas creen que las medidas de apoyo adicionales aprobadas por el órgano legislativo en marzo y la aceleración del crédito sostendrán la economía china durante este 2019, con lo que se cumplirá el objetivo de las autoridades de que el país se expanda entre un 6 por ciento y un 6,5 por ciento (en 2018, China creció un 6,6 por ciento).

No se espera, sin embargo, un fuerte rebote como ha ocurrido en otros ciclos de baja actividad porque la magnitud del estímulo es menor. Pekín se enfrenta al delicado equilibrio de mantener un crecimiento medio-alto sin que esto repercuta en un súbito aumento de la deuda, uno de los mayores riesgos financieros del China. En los dos últimos años las autoridades han tratado de reducir esta dependencia del crédito, pero estos esfuerzos han quedado en un segundo plano cuando la desaceleración económica fue más pronunciada de lo esperado

Comment As:

Comment (0)