contador gratuito
No icon

Tener dólares ya no es tan gran negocio en Venezuela

Pero esos tiempos quedaron ya atrás: también la divisa estadounidense está perdiendo su poder de compra a ritmo acelerado.

Según estima Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, otra de las firmas que se dedican a analizar el comportamiento de la economía venezolana, "el dólar compra hoy 10 veces menos que hace solo un año".

Venezuela vive hoy una grave decadencia económica y muchos aspectos claves de la economía del país —lo que los economistas llaman variables macroeconómicas— sufren graves desequilibrios.

El más destacado es la hiperinflación. Las autoridades llevan tiempo sin publicar las estadísticas de la evolución de los precios, pero a pie de calle se siente una constante y vertiginosa subida de los mismos. El Fondo Monetario Internacional prevé que llegará a un estratosférico 10.000.000.000% el incremento interanual cuando termine 2018.

La hiperinflación está deteriorando el poder adquisitivo de los venezolanos y, en consecuencia, sus condiciones de vida.

En el contexto de la hiperinflación la moneda local, el bolívar, sufre una imparable pérdida de valor y, pese a los intentos del gobierno, cada vez menos personas y empresas confían en él.

El presidente Nicolás Maduro y su equipo económico culpan de los problemas del bolívar a una "guerra económica" orquestada por especuladores internacionales enemigos de la llamada revolución bolivariana.

Para Maduro, las sanciones contra Venezuela impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros, son "ilegales" y una prueba de esa campaña hostil.

Sea como sea, el dólar es mucho más apreciado que el bolívar como única forma de ahorro seguro y, cada vez más, también como medio de pago, especialmente de los bienes y servicios a los que solo pueden acceder las minorías más pudientes, como billetes de avión, restaurantes o suscripciones a gimnasios y centros de belleza.

Por eso cómo evolucione es tan importante para muchos en Venezuela.

¿Es normal lo que está pasando?
Los expertos encuentran difícil hablar de normalidad en la economía venezolana.

Pero que el dólar vea rebajado su enorme poder de compra es, de alguna manera, normal.

"Lo que habíamos vivido entre 2015 y 2017, cuando compró mucho más de lo que históricamente había venido comprando, es lo que podemos considerar una locura. Aquello era lo anormal", indica García.

En los tiempos de esa "locura" uno podía cenar en el mejor restaurante de Caracas con apenas US$2 o pasar un mes de vacaciones en el país por apenas US$100.

La fiebre del dólar, coinciden los analistas, empezó a gestarse a finales de 2012.

Según García, crítico con el gobierno, "por razones fundamentalmente políticas, empezaron entonces a deteriorarse todas las variables macroeconómicas".

"El chavismo hizo todo lo posible porque pareciera que tenía una economía normal y agotó sus reservas internacionales".

En aquel año, un Hugo Chávez enfermo le ganó sus últimas elecciones presidenciales a Henrique Capriles.

Ya antes de fallecer el presidente en 2013, los problemas latentes se hicieron evidentes.

 

Comment As:

Comment (0)