contador gratuito
No icon

Dice que el sistema de comercio global

Xi Jinping promete abrir la economía china y bajar los aranceles

El presidente chino Xi Jinping aprovechó este lunes la inauguración de la Exposición de Importación Internacional de China (Ciie) en Shanghai para convertirse una vez más en defensor del comercio global frente al proteccionismo que personifica Donald Trump y prometer que la economía local "nunca se cerrará" y que al contrario, "se abrirá más".

Xi Jinping volvió a reiterar que el sistema de comercio global "se encuentra bajo ataque" y que "debe ser defendido". "El cierre de las puertas conduce al atraso. China no parará sus pasos en la construcción de una economía mundial más abierta", añadió.

El jefe de estado chino apuntó que su país pretende bajar los aranceles y acelerar la apertura de los sectores de la educación, las telecomunicaciones y la cultura, al tiempo que protegerá los intereses de las empresas extranjeras y mejorará la protección de la propiedad intelectual, uno de los principales problemas que enfrentan las firmas foráneas que intentan acceder al mercado local.

Las palabras del mandatario chino se producen en medio de la grave pugna comercial que libra su país con Estados Unidos, que ya está cobrándose víctimas en ambos lados como confirmaron los propios guarismos de la última Feria de Importación y Exportación de Cantón, la más representativa y antigua del de China. Las órdenes de venta al país norteamericano acordadas durante esta cita bajaron hasta un 30,3 por ciento respecto al año pasado.

Pese a las renovadas loas del dirigente chino al libre comercio, las empresas foráneas instaladas en Chinas continúan insistiendo en la gran divergencia entre las afirmaciones del liderazgo local y los obstáculos y restricciones que encuentran a la hora de abrirse camino en este entorno.

Aperturismo

China ocupa el lugar número 59 en la evaluación de 62 países que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para determinar la apertura de esas naciones a la inversión extranjera. Al mismo tiempo, casi la mitad de las firmas consultadas en junio por la Cámara de Comercio Europea en China reconocieron que habían perdido oportunidades de hacer negocios debido a los impedimentos de la regulación local y las restricciones de acceso al mercado.

Las declaraciones de Xi se suman a las que pronunció el vicepresidente Liu He en Davos, donde dijo que este año sería clave para apreciar las nuevas reformas de China en este sentido y también prometió que "algunas medidas superarían las expectativas de la comunidad internacional", pero hasta ahora las únicas medidas de cierto calado han sido la flexibilización de las normas sobre propiedad extranjera en empresas financieras y fabricantes de automóviles.

En este sentido, los embajadores de Francia y Alemania pidieron hace días que la anunciada apertura del mercado chino se transforme ya en "medidas sistemáticas y concretas que vayan más allá de ajustes arancelarios".

Muchos expertos alertan que China recurre a otros muchos subterfugios para complicar el acceso a su mercado como por ejemplo los retrasos en las inspecciones de aduanas, el enrevesado sistema de etiquetado de productos y otras muchas regulaciones técnicas.

Comment As:

Comment (0)