contador gratuito
No icon

La mejora de la economía francesa y el aguante de la española en el tercer trimestre ponen el foco s

El frenazo económico pone contra las cuerdas a los países de la zona euro

El mediocre crecimiento del tercer trimestre en la zona euro sitúa a los Diecinueve en una delicada situación. El débil avance del 0,2% pone fin a la época en la que Europa podía dejar el piloto automático. Los riesgos se han ido acumulando. El principal estará sentado en la mesa del Eurogrupo mañana: se llama Italia. La batalla con Roma, junto a las negociaciones del Brexit o las nuevas medidas que se puedan adoptar sobre Grecia, deben ser manejadas con cuidado por los países de la moneda única para evitar cualquier derrape en pleno proceso de retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo.

La mejora de la economía francesa y el aguante de la española en el tercer trimestre ponen el foco sobre dos países: Alemania e Italia. Los analistas consideran que el tibio progreso económico de los Estados de la zona euro tiene que ver con la caída de ventas de automóviles en Alemania —que en septiembre fue del 30%, según la patronal del sector— por la nueva norma de emisiones, que supuso que se adelantaran compras.


Ello puede implicar que en el último trimestre del año haya algún tipo de rebote, aunque desde Oxford Economics señalan otro dato más que apunta a la desaceleración alemana: las ventas minoristas cayeron un 1% en el tercer trimestre, el peor registro desde 2009. El dato definitivo de crecimiento no es el único interrogante que llega desde Berlín. El anuncio de la canciller Angela Merkel de que en 2021 no repetirá como candidata abre también cierta inquietud ante la debilidad en la que va quedando su Gobierno cada vez que hay unas elecciones. Y todo ello en un contexto de inestabilidad de los mercados financieros y de batallas comerciales a un lado y otro del continente.

Los ministros de Finanzas de los Diecinueve se sentarán, pues, el lunes frente a un cartapacio repleto de dosieres. En la agenda hay, entre otros puntos, la revisión de los test de estrés de la banca, los borradores presupuestarios que los países han entregado a la Comisión Europea y, ya en el Ecofin, una evaluación a la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. En plata: Italia.

La anemia económica del país gobernado por la coalición de M5S y la Lega se confirmaba esta semana con un raquítico crecimiento del 0,02%. Además, Italia fue, según Eurostat, el único país de la UE cuyo mercado laboral se deterioró en septiembre. “Con estos datos, el Producto Interior Bruto (PIB) de Italia está toda un 5% por debajo de los niveles del primer trimestre de 2008, y desde entonces la brecha con el conjunto de la zona euro se ha agrandado un 13,4%”, recuerda el economista y exsecretario del Tesoro italiano Lorenzo Codogno.

El Gobierno italiano se agarra a esos datos para justificar su plan de expansión fiscal, que supone romper con los compromisos adquiridos con Bruselas. La Comisión Europea, sin embargo, ha puesto ya en marcha mediante un primer aviso el engranaje para meter en el brazo corrector y, si es necesario, aplicar sanciones por incumplir las reglas comunitarias. Las pobres perspectivas económicas para el país y el incremento de los intereses pueden conducir a que la bola de nieve de la deuda —equivalente al 131,8

Comment As:

Comment (0)