contador gratuito
No icon

La aerolínea cobra desde este jueves entre seis y ocho euros por los pequeños equipajes de cabina

Si viajas con Ryanair, a partir de hoy tienes que pagar por la maleta de mano

Los pasajeros que viajen con Ryanair a partir de este jueves, día 1 de noviembre, tendrán que rascarse el bolsillo si quieren llevar equipaje, aunque sea una pequeña maleta de mano. La aerolínea irlandesa estrena su nueva política que obliga a todos los viajeros a pagar por los bultos de mano, que hasta ahora eran gratuitos. Solo permitirá portar gratis un bolso, un maletín o una mochila pequeña, pero las maletas de cabina de medidas clásicas (55x40x20) tendrán que pagar entre seis y ocho euros, según la clase contratada. La medida supondrá una nueva fuente de ingresos para la compañía, pese a que esta señale que su principal motivación es acelerar el embarque y el desembarque para evitar retrasos.


En esta nueva política hay dos casos. Los pasajeros que hayan contratado el embarque prioritario, que cuesta seis euros, podrán subir la maleta de mano al avión junto con el bolso o el maletín. Los que no hayan contratado esta clase tendrán que pagar ocho euros por la maleta de mano y facturarla en los mostradores de Ryanair antes de pasar el control de seguridad del aeropuerto. El bulto viajará en la bodega, con lo que los viajeros tendrán que recogerla en las cintas de equipaje a la llegada.


Hasta ahora, a este tipo de pasajeros se les bajaba la maleta pequeña de hasta diez kilos a la bodega directamente desde la puerta de embarque para que la recogieran a su llegada en el aeropuerto de forma gratuita. Tras el cambio, deberán pagar y facturarla.

El pago se tiene que hacer cuando se reserva en la web. Pero si agregan más tarde el derecho a llevar maleta de mano —pueden hacerlo hasta 40 minutos antes de la hora de salida programada del vuelo—, el coste ascenderá a 10 euros. Las maletas deberán facturarse antes de pasar los controles de seguridad. Si el usuario no ha facturado esa maleta y llega a la puerta de embarque, deberá abonar 25 euros, y su maleta será bajada a la bodega.

Ryanair es muy estricto con los tamaños de los bultos pequeños que se pueden subir. No permite que las medidas superen los 40x20x25 centímetros, el equivalente a un bolso, una mochila o un maletín de ordenador.


La paradoja de esta nueva política es que los llamados viajeros priority pagan dos euros menos que el resto y encima tienen la ventaja de que pueden subir su maleta y su bolso al avión, frente al resto que paga ocho euros y tiene que recoger el equipaje en las cintas. El truco es que la categoría priority está limitada a 95 clientes por vuelo. Así que la mitad de los pasajeros no tendrán opción de contratarlo y acabarán teniendo que pagar ocho euros en lugar de seis.

El cambio que obliga a pagar por la maleta de mano entra en vigor el 1 de noviembre, pero se aplicará también a todos los vuelos reservados desde el pasado 1 de septiembre.

Reducir los retrasos

La empresa señala que no pretende ganar más dinero con el cambio. Su principal justificación es "reducir los retrasos en los vuelos y abaratar el coste del equipaje facturado", porque hasta ahora debía etiquetar a pie de avión hasta 120 maletas que causan retrasos en los plazos de entrega de 25 minutos.

Una afirmación que choca con los datos financieros. Con el anterior cambio de política, en enero, sus ingresos complementarios (ventas a bordo, recargo por equipaje y embarque prioritario) se han disparado un 27 por ciento en el primer semestre fiscal hasta los 1.300 millones de euros.

Desde enero, la aerolínea irlandesa impide subir con dos bultos de mano a la cabina del avión, a menos que el cliente reserve el embarque prioritario por seis euros adicionales a través de su aplicación oficial.

Pese a esos datos, Ryanair insiste en que la nueva modificación no afectará al 60 por ciento de los pasajeros, pues un 30 por ciento adquiere priority y otro 30 por ciento viaja sin maleta. Ryanair espera que el 40 por ciento de los viajeros que se verán afectados contratarán el servicio prioritario o dejarán de llevar esta maleta de hasta 10 kilos.

Lo cierto es que la medida coincide con la nueva política laboral de la empresa, que ha tenido que mejorar las condiciones de sus pilotos y tripulantes de cabina tras la oleada de huelgas, lo que ha disparado sus costes laborales.

Comment As:

Comment (0)